Sánchez y Aragonès, / AFP

El Govern advierte de que el cese de Esteban «no cierra» el caso

La Generalitat ya no pide la dimisión de Robles y presiona con la reunión entre Sánchez y Aragonès

CRISTIAN REINO Barcelona

El cese de la directora del CNI «no cierra» el caso. Si el Gobierno ha tratado de calmar a los independentistas con la cabeza de Esteban, no lo ha logrado de momento. El Govern se resiste a dar carpetazo al escándalo del espionaje con Pegasus y advierte al Gobierno que la destitución anunciada este lunes de Paz Esteban al frente del CNI es insuficiente y «no resuelve» el tema. «El cese no lo soluciona todo», ha afirmado la portavoz del Gobierno catalán, Patricia Plaja, tras la reunión semanal del consejo ejecutivo de la Generalitat. «Nada ha cambiado», ha afirmado el vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró.

El Govern admite la relevancia de la destitución pero al mismo tiempo no lo interpreta como un gesto hacia la Generalitat y advierte de que no apacigua nada y no es la solución a todo. Las relaciones entre ambos, siguen al «mínimo», como el primer día en que estalló el caso. No obstante, el presidente de la Generalitat exigió la semana pasada la cabeza de la ministra de Defensa, Margarita Robles, pero en cambio la portavoz del Ejecutivo catalán ha evitado esta mañana seguir pidiendo su cese. «No pondré nombres y apellidos» sobre quién más debería dimitir, ha señalado. El Govern niega un «cambio» en su posición, pero a nadie escapa que Pere Aragonès días atrás fue explícito en la petición de cese de la ministra, mientras que en las últimas horas tanto el presidente de ERC en una entrevista en El País como la portavoz de la Generalitat no han querido situar a Robles en el centro de la diana. El Govern ya no pide públicamente su dimisión. Lo que reclama con urgencia es la reunión entre Pedro Sánchez y Pere Aragonès.

Ambos se emplazaron el viernes pasado a mantener un encuentro, aunque sigue sin haber fecha. «La reunión debe producirse», el Gobierno tiene que dar todas las explicaciones, ha señalado Plaja. La Generalitat exige que se desclasifiquen documentos y se den garantías de que no habrá nuevos espionajes. Hay que saber quién ordenó el espionaje, quién lo permitió y quién tenía conocimiento, según reclama el Govern, que ha solicitado formalmente al Gobierno que haga públicos los contratos del CNI con la firma NSO. La Generalitat ha anunciado que se personará en la causa abierta en la Audiencia Nacional, tras conocerse que Sánchez y Robles habían sido espiados, y también en las querellas en el juzgado 32 de Barcelona.