El Gobierno frena las prisas de ERC y Podemos para conceder los indultos

Las dos formaciones piden que los presos del 'procés' queden en libertad antes del 14-F y Moncloa les recuerda que esta medida no puede depender del calendario electoral

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

Unidas Podemos y Esquerra quieren que los presos del 'procés' estén en libertad antes de las próximas elecciones en Cataluña. Las dos formaciones presionan al Gobierno para que mueva ficha y resuelva cuanto antes los indultos a los líderes independentistas para que puedan participar en la campaña del 14-F. «Aportaría salud democrática», aseguró este miércoles el portavoz del grupo confederal de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique. Pero el Ejecutivo no comparte sus urgencias y recuerda a sus socios que los indultos de Oriol Junqueras y del resto de dirigentes en prisión por el referéndum ilegal del 1 de octubre no pueden depender del calendario electoral.

Fuentes de la Moncloa insisten en que esta medida de gracia se tiene que tramitar o conceder, si se da el caso, siguiendo la ley y atendiendo a los informes preceptivos de la Fiscalía y del tribunal sentenciador. Como anunció el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ya se han remitido al Supremo las peticiones de indulto. La tramitación dura varios meses y se encuentra en una fase inicial a la espera de que la Fiscalía emita su informe, antes de que lo haga el propio tribunal.

El Gobierno también desvincula del calendario electoral la reforma del Código Penal para modificar el delito de sedición, cuya actualización ha generado discrepancias dentro de la coalición. «Si me pregunta si hay diferencias entre ir más rapido o más lento, yo le diría que sí», reconoció Echenique en RNE. Pese a que la idea inicial del Gobierno era que la reforma debería estar aprobada antes de que finalice el año, en la Moncloa advierten de que llegará a la Cámara baja cuando tenga que hacerlo y no antes.

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, reclamó al Ejecutivo que acabe con «la salvajada» de los políticos presos. «De aquí al 14 de febrero es muy importante intentar mostrar que la política, que el diálogo, sirve de algo», aseveró el republicano, que exigió la amnistía para los líderes soberanistas. Si se hizo en 1977, señaló, «con fascistas y asesinos, cómo no se va a hacer con demócratas».