Cuca Gamarra, secretaria general del PP / EFE

Gamarra censura el «caos de criterios en política fiscal» del Gobierno

La secretaria general del PP afirma que la bajada de impuestos anunciada en Andalucía desató una «rebelión interna» entre los socialistas que buscaban copiar a Juanma Moreno

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO

«Cuesta imaginar un gobierno más disfuncional para momentos de dificultad», afirmó la secretaria general del Partido Popular, Cuca Gamarra, esta mañana en Málaga. «Lo que hace falta es un Gobierno con unidad de criterio, que dé certidumbre», añadió, para continuar: «Son lo contrario. La contradicción permanente, que sólo genera confusión». La líder popular incidió en las diferencias de criterio existentes entre el PSOE y Unidas Podemos, los dos socios de la coalición de Gobierno, discrepancias que a veces surgen entre los ministros socialistas y también entre el Ejecutivo y los barones socialistas.

Todo ello, a juicio de Gamarra, ha devenido en un «caos de criterios en política fiscal» en los últimos días a partir de la «revolución fiscal para bajar los impuestos» que desató el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.

De acuerdo con el relato elaborado por la secretaria general del PP, la deflactación del IRPF o la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio decididas por el Gobierno andaluz desencadenó una «rebelión interna» en el seno de los socialistas que presionaron también bajar los impuestos.

«Lo que pedía el socialismo durante toda la semana era copiar al PP», aseguró Gamarra en la clausura del congreso del PP malagueño. Ello, continuó Gamarra, después de que las ministras del PSOE trataran de «demonizar» la propuesta tributaria de Juanma Moreno y de que el titular de Inclusión, José Luis Escrivá, hablara de la recentralización de impuestos para inmediatamente desdecirse. Luego, añadió Gamarra, llegaron los barones, que, según interpreta, afirmaron «ojo, que esta propuesta del PP no sólo no es mala, sino que es el camino correcto».

Ésa es la interpretación del PP al movimiento que llevó a que el presidente de la Generalitat Valenciana anunciara la bajada del IRPF y el malestar posterior mostrado tanto por Moncloa como por Ferraz. Otros gobiernos regionales del PSOE también habían planteado la posibilidad de tocar el Impuesto sobre la Renta, bien con deflactaciones, bien con otro tipo de reducciones.

Respecto a la reforma fiscal propuesta por la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, esta semana, Gamarra afirmó que no va a implicar una bajada de impuestos inmediata, sino una mayor recaudación, «como si tuvieran poca», refiriéndose al incremento de los ingresos tributarios que se está registrando este año y que alcanza los 27.000 millones de euros hasta el momento. «España no tiene un problema de recaudación, tiene un problema de inflación», aseguró la secretaria general del PP. «No han entendido nada de lo que hay que hacer», agregó, en referencia a las medidas del Gobierno.

A juicio de Gamarra, el Ejecutivo «ha perdido el debate social» sobre la cuestión fiscal. «Lo que han planteado es una improvisación». añadió. Recriminó al Ejecutivo que la reducción de impuestos no alcance a la clase media y que no entre en vigor hasta el 1 de enero. «Los españoles no pueden aguantar al año que viene», se quejó. Y reiteró las medidas fiscales que reclama el Partido Popular: la bajada del IVA de los productos básicos del 10% al 4%, la deflactación del IRPF para rentas por debajo de los 40.000 euros y la prórroga de la bajada del IVA de la luz y el gas más allá del 31 de diciembre.