Fachada del Pazo de Meirás. / EP

Los Franco piden «al menos dos meses» más para retirar los bienes de Meirás

Presentan un escrito al juzgado para posponer la fecha del 10 de diciembre marcada para la entrega del pazo al Estado

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

Una vez resuelto en primera instancia la propiedad del pazo de Meirás, en A Coruña, que los Franco deben entregar al Estado, la siguiente batalla se juega con el destino final de los bienes contenidos en el interior del palacete. La familia del dictador ha solicitado al Juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña que se cancele la fecha del 10 de diciembre fijada para la entrega del pazo y se retrase, «al menos dos meses», para retirar los bienes desde que finalice el inventario.

El abogado de los Franco han remitido un escrito en relación a la decisión de la magistrada de proceder a la ejecución provisional de la sentencia por la que se les condenó a la devolución de Meirás, tal y como solicitó la Abogacía del Estado. Alega el letrado que sus clientes se ven «obligados a entregar un inmueble de considerables dimensiones y en cuyo interior hay una gran cantidad de 'cosas'» que, recuerda, no figuraban en la sentencia.

Así, inciden en que el fallo, tras la demanda interpuesta por la Abogacía del Estado, «se circunscribió a las fincas o inmuebles reivindicados». «Sin hacerse extensiva ni incluir ninguna suerte de referencia a las cosas o bienes muebles que hubiese -y hay- en su interior», señala el escrito.

Además de calificar la fecha del 10 de diciembre como un plazo «notoriamente exiguo», reclaman dejar sin efecto la misma después de que el juzgado adoptase unas medidas cautelares para proceder al inventario de los bienes. En ellas, se impide a los Franco sacar bienes hasta que el juzgado lo autorice.

Tras la visita realizada por la comitiva judicial, los técnicos de Patrimonio y los letrados al inmueble el pasado 11 de noviembre, el juzgado acordó también dar un plazo de 20 días naturales, ampliable, para efectuar el inventario con el material de imágenes y vídeos recabado.

En base a todo ello, y contra unas medidas cautelares contra la que los Franco ya avanzaron que presentarán un escrito de rechazo, solicitan que se aplace al menos dos meses la fecha de devolución. Mientras tanto, la autoridad judicial permanece vigilante para que no se lleven nada hasta conocer el inventario.