El líder nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, y el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla / efe

Feijóo lanza a sus barones a las bajadas de impuestos

El presidente andaluz anuncia en presencia del líder nacional del PP que deflactará la tarifa autonómica del IRPF y que suprimirá el Impuesto del Patrimonio en la región

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

La campaña electoral para las múltiples citas con las urnas de 2023 toma velocidad de crucero. Y el Partido Popular sigue haciendo bandera de las bajadas de impuestos como cebo para captar votantes. Esta mañana, el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha anunciado que este martes aprobará «la sexta bajada» tributaria de sus ya dos mandatos.

En concreto, el líder andaluz ha anunciado que deflactará la tarifa del IRPF en un 4,3% en sus tres primeros tramos de la tarifa autonómica. Asimismo, elevará un 4,3% las cantidades exentas de tributación en el tramo autonómico, con objeto de aumentar la parte de la renta que no tributa. Las medidas se aprobarán mañana en Consejo de Gobierno y serán de aplicación desde este año 2022.

«Hay dos modelos, el del Gobierno, que sube impuestos para luego devolver lo que quiere en forma de ayudas; y el del PP, que baja impuestos para ayudar a las familias», ilustraba horas después el coordinador general del PP, Elías Bendodo, en rueda de prensa. «Bajar impuestos es el camino más corto para ayudar a la gente», ha abundado Bendodo.

De acuerdo con los cálculos transmitidos por Moreno Bonilla, la decisión implicará que el próximo año 360 millones de euros se quedarán «en el bolsillo de los andaluces». Junto con las anteriores rebajas de impuestos, el recorte impositivo superará los 900 millones de euros, que quedarán «en manos de las familias», en una expresión que ya es un mantra en boca de los populares.

«Tenemos que tener una fiscalidad igualmente atractiva que la de la Comunidad de Madrid», ha asegurado Moreno Bonilla como declaración de intenciones. Con la reducción tributaria que se aprobará mañana, Andalucía será «la segunda comunidad autónoma con menos impuestos de España».

Moreno Bonilla también ha anunciado la supresión del Impuesto del Patrimonio en la autonomía. Será la segunda comunidad que bonifica al 100% este tributo después de Madrid. El líder popular andaluz ha argumentado que si bien la recaudación por este impuesto supone apenas del 0,6% de los ingresos fiscales autonómicos, la bonificación completa del tributo favorecerá la retención de los grandes patrimonios en Andalucía y la atracción de personas e inversiones.

Mientras el presidente de la Junta de Andalucía realizaba estos anuncios durante la celebración de un acto en Madrid, el presidente nacional del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, le escuchaba desde el auditorio, después de haber realizado una generosa presentación de su barón andaluz: «Ha conseguido cambiar el sino de una de las comunidades autónomas más importantes de España: ha pasado de estar a la cabeza de los datos de paro a liderar la creación de empleo».

Feijóo ha definido a Moreno Bonilla como uno de los representantes «más brillantes de la nueva política». «Nueva política», ha afirmado el líder popular, fue un concepto usado tras la Gran Recesión de 2008 (en referencia al 15-M y a su canalización política, Podemos). «Esa nueva política ya es vieja», ha añadido Feijóo, y sus representantes, ha aseverado, han pasado «del mero activismo a resistir en los cargos».

Feijóo destacó que Moreno Bonilla ha conseguido cambiar el sino de la comunidad andaluza

Pero si el presidente del Partido Popular ha cargado contra Unidas Podemos, ha dado una vuelta de tuerca en sus críticas al PSOE, a quien ha tachado de haberse contagiado del estilo de los morados. «Quienes gestionan el PSOE actualmente han perdido el rumbo y han decidido tomar un camino radical que no lleva a ninguna parte», ha declarado Feijóo, contraponiendo el Partido Socialista de generaciones anteriores, que le gustaba más, con el de las actuales, con el que es más crítico.

Núñez Feijóo, ante el «hartazgo creciente» que dice observar, ha postulado la capacidad del PP «para escuchar a nuestros compatriotas y ofrecerles una nueva esperanza». «No podemos seguir así. Todos percibimos un deseo de cambio: recuperación del sosiego de la política española».

La dialéctica hostil de Feijóo contra los partidos de la coalición de gobierno se acompaña de praxis. Así, el anuncio de las bajadas de impuestos realizada por Moreno Bonilla con la presencia del líder nacional del partido supone el aval de Feijóo y el espaldarazo a estas políticas de reducciones tributarias que enarbolan los populares en todos los territorios. Porque, aunque el andaluz se erige como ejemplo porque dice haber revertido la situación de una Andalucía «infierno fiscal» bajo los gobiernos socialistas, otros líderes del PP en diferentes autonomías han comenzado el curso anunciando rebajas de impuestos.

Otras propuestas regionales

Es el caso, por ejemplo, de Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, que también ha anunciado la deflactación de la tarifa del IRPF. Si bien en un primer momento avanzó que se aplicaría en 2023, la semana pasada durante el Debate del Estado de la Región anticipó que entrará en vigor ya este año. Está pendiente de aprobación. El Gobierno murciano, encabezado por el popular Fernando López MIras, también prepara la deflactación del IRPF, en principio para las cuentas de 2023.

El presidente de Castilla y León, por su parte, volvió del verano anunciando rebajas fiscales. Entre otras, un recorte del tipo mínimo del IRPF desde el 9,5% al 9%, lo que lo coloca entre los niveles más bajos del país. Supondrá una rebaja de la factura del impuesto de 80 millones de euros, según los cálculos del gobierno castellano-leonés.

La ofensiva tributaria del PP, en particular con la tarifa del IRPF y su corrección con la inflación, está metiendo presión a algunos líderes socialistas. Así, el gobierno valenciano del socialista Ximo Puig ha deslizado en alguna ocasión la posibilidad de adaptar los impuestos a la inflación. Y en el País Vasco, donde el PNV gobierna con el PSOE, a una primera deflactación del 1,5% se ha sumado el anuncio de una segunda, del 4%.

El PP mete más presión al Gobierno para que deflacte el IRPF y para que baje el IVA de los productos básicos

Pero la presión que ejerce el PP no es sólo para que se deflacten los tipos autonómicos del IRPF, sino para que el Gobierno lo haga con el gravamen estatal. El coordinador general del PP, Elías Bendodo, ha augurado que «el Gobierno lo acabará haciendo». «Que copie, porque es un clamor».

El ataque por las bajadas de impuestos ha alcanzado una derivada más: dentro del pacto de rentas, el PP demanda que se baje el IVA a los productos básicos. Aunque Bendodo no ha precisado hoy a cuáles afectaría, se ha comprometido a que su formación proponga próximamente los productos en los que hay margen de bajada de este tributo indirecto.