Alberto Núñez Feijóo y Juanma Moreno. / EFE

El PP pospone la renovación del Poder Judicial a después del 19-J por «los insultos» de Sánchez

No se sentará con el PSOE hasta que se enfríe el «nivel de crispación» actual y el Gobierno le pide que «cumpla ya con la Constitución»

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

La renovación del Consejo General del Poder Judicial tendrá que esperar como pronto hasta el verano. Aunque el PP ha retomado las conversaciones con el Ejecutivo para acabar con la interinidad que padece el órgano del gobierno de los jueces, que lleva desde diciembre de 2018 con el mandato caducado, los populares postergan el acuerdo con el PSOE hasta después de las elecciones del 19 de junio en Andalucía cuando haya bajado el «nivel de crispación» actual. «Vamos a enfriar el nivel de crispación que ha provocado el Gobierno en las últimas semanas y a esperar a que acabe un periodo electoral muy importante que está en marcha», aseguró este viernes su líder Alberto Núñez Feijóo.

Será entonces cuando el principal partido de la oposición haga llegar a los socialistas su propuesta para la renovación del CGPJ que incluirá un compromiso para que los jueces sean elegidos mayoritariamente entre ellos aunque a priori no parece que Feijóo vaya a exigir la reforma legal como línea roja previa a cualquier intento de pacto, como sí hacía su predecesor, Pablo Casado. «Debemos de cambiar y de intensificar una regeneración en la forma de elegir el gobierno de los jueces», dijo el presidente del PP en una entrevista en RNE.

Será fundamental también prohibir que, a partir de ahora, los cargos políticos que vienen directamente del Ejecutivo ocupen cargos relevantes dentro la Fiscalía General del Estado como sucedió en 2020 con Dolores Delgado, o en los servicios secretos, como pasó esta misma semana con Esperanza Casteleiro. «No puede ser que la secretaria de Estado de Defensa -criticó Feijóo- se convierta en minutos en directora del Centro Nacional de Inteligencia».

Desde Génova avisan al Ejecutivo de que «insultar no es un buen preludio para pedir»

La nueva dirección popular mantiene su disposición a pactar con el PSOE los grandes asuntos del Estado, pero sostiene que no se lo está poniendo nada fácil. «Insultar no es un buen preludio para pedir», avisan en Génova donde no van a dejar pasar el hecho de que el jefe del Ejecutivo llamara «mangantes» a los dirigentes del PP porque los militantes y votantes del partido no lo entenderían.

Pese al malestar por las descalificaciones vertidas por Sánchez este miércoles durante la sesión de control, los populares salieron un día después al rescate del Gobierno para que la Ley de Seguridad Nacional pudiera tramitarse en el Congreso, en contra de lo que querían los socios del Gobierno. «Necesitan nuestros votos porque no les valen con los de EH Bildu», insisten en el entorno del líder popular.

Cumplir la Constitución

En la Moncloa no están dispuesta a cambiar el modelo de elección de los vocales del CGPJ, como reclama también el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, e instan al PP a que lo modifique, si quiere, cuando gobierne y tenga mayoría, pero que ahora cumpla con el mandato constitucional y proceda a desatascar la renovación del órgano judicial. «Nada puede hacer dilatar algo así», señalan las fuentes gubernamentales consultadas.

En la dirección del PP, no obstante, siempre han defendido que se hacen cargo de sus obligaciones constitucionales y que «la oposición responsable» que pretenden ejercer con Feijóo al timón conlleva tender la mano al Gobierno en asuntos de Estado como es el desbloqueo del Poder Judicial.

Antes de sentarse con el Gobierno, los populares han decidido escuchar a las asociaciones judiciales. El vicesecretario Institucional, Esteban González Pons, al que Feijóo ha confiado las negociaciones, se ha reunido ya con la Asociación Profesional de la Magistratura, la mayoritaria en la carrera judicial, la Asociación de jueces Francisco de Vitoria y el Foro Judicial. El miércoles está programada la última reunión, con la progresista Juezas y Jueces para la Democracia. Todas ellas reclaman la necesidad urgente de proceder a la renovación del órgano de gobierno de los jueces antes de reformar el sistema de elección de los vocales.

Lesmes avisa que la interinidad «debilita» al Consejo

El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) emitió este viernes una nueva señal de alarma por la falta de renovación de sus componentes. Carlos Lesmes volvió a advertir de que el órgano de gobierno de los jueces «se ha debilitado lógicamente» por los tres años y medio de provisionalidad que arrastra, y expresó «firmemente» su deseo de que PSOE y PP alcancen un acuerdo «cuanto antes» porque «no es sostenible que se mantenga en el tiempo».

Lesmes suele aprovechar sus discursos públicos para denunciar la «anomalía constitucional» que supone la extensión 'sine die' del mandato en funciones de los vocales. Este viernes lo hizo también en declaraciones ante los medios tras su intervención en el acto de clausura de las XXX Jornadas Nacionales de Jueces Decanos, celebradas en el Palacio de Justicia de Burgos. El también presidente del Tribunal Supremo dijo confiar en una pronta renovación al señalar que «parece que hay una disposición a negociar» entre los dos principales partidos. Sin embargo, según Lesmes, el acuerdo no podrá revertir el debilitamiento que ha sufrido el órgano, también por una reforma «que ha mermado sus competencias», algo que «no es bueno para la Justicia española».

Precisamente en materia legislativa, el máximo representante del Consejo del Poder Judicial reclamó también una tramitación «coordinada» y «acompasada» de los proyectos de Ley Orgánica de Eficiencia Organizativa, del de Eficiencia Digital y del de Eficiencia Procesal, todos ellos impulsados por el Ministerio de Justicia. Lesmes confía en que las normas logren «potenciar su eficacia sobre el sistema judicial por su impacto y por su trascendencia».