Los barones moderados del PP dejan solo a Casado en Colón

Los presidentes de Andalucía, Castilla y León y Galicia alegan razones personales o viajes para no ir a la protesta contra los indultos

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁN Madrid

Ni Alberto Núñez Feijóo ni Juanma Moreno ni Alfonso Fernández Mañueco estarán el domingo en la plaza de Colón en Madrid para protestar por la eventual concesión de indultos a los presos del 'procés'. El presidente gallego alegó que ese día tiene un viaje al extranjero, mientras que los de Castilla y León y Andalucía se escudaron en razones personales. Unas ausencias que evidencian el debate en el PP sobre la conveniencia de volver a participar en una concentración al lado de Vox y difuminar el talante moderado que, a juicio de los críticos, debe caracterizar la estrategia de oposición.

Feijóo viajará a Roma para reunirse con el Papa Francisco con el año Xacobeo 2021-2022 como telón de fondo. Fernández Mañueco, además de los motivos personales, apeló a que tiene que estar «en las fiestas de Salamanca», su ciudad natal y de la que fue alcalde. Moreno tiró de «motivos de agenda» para excusarse. Los tres estuvieron en la concentración de la plaza de Colón en febrero de 2019 para exigir el final del diálogo entre el Gobierno y la Generalitat.

Feijóo, sobre todo, pero también Moreno y Mañueco se han mostrado críticos con la estrategia de oposición de Pablo Casado y abogan por el distanciamiento de Vox, aunque en Andalucía el PP gobierna gracias a un pacto con el partido de extrema derecha, si bien las tensiones se agudizan día a día.

Pablo Casado contará por tanto con la única compañía de los presidentes de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y de la Región de Murcia, Fernando López Miras. La primera anunció su presencia en cuanto la plataforma Unión 78 convocó la protesta, el segundo tiene estrechos lazos con el secretario general del partido, Teodoro García Egea, y su ausencia hubiera dado pie a múltiples especulaciones.

No hay un divorcio entre el líder del PP y los barones moderados. De hecho, Casado dice que su perfil político debe estar en «la media entre Feijóo y Ayuso». Sus choques llevan sordina incorporada, y están aún más amortiguados tras el rotundo triunfo de Ayuso en las elecciones de Madrid, que ha disparado las expectativas electorales del PP.

La estrategia a seguir con Vox no es la única pero es la principal fuente de las divergencias, y la presencia en Colón, con foto o sin ella, lo pone de manifiesto. Feijóo, Moreno y Mañueco secundan sin regateos el motivo de la protesta y consideran que el PP debe sumarse. No pueden decir otra cosa so pena de generar una crisis interna que a nadie en el partido le interesa.

La baronesa por excelencia

Casado tampoco quiere cargar las tintas y este martes calló cuando fue preguntado por las ausencias. La dirección del PP hubiera preferido que todos los barones arroparan a su líder para no dar pábulo a las diferencias, pero no va a hacer 'casus belli'. El portavoz nacional del partido rechazó la lectura en clave de diferencias internas. «¿Va Ayuso, no? Que es la baronesa por excelencia, va el presidente del PP y alcaldes de España. El PP va estar representado», sentenció José Luis Martínez Almeida. El también alcalde de Madrid trató además de silenciar el runrún interno. «No hay mucho más que debatir al respecto», zanjó.

Pero la presidenta madrileña no está para paños calientes y pidió a los dirigentes del PP que se despojen de complejos y no teman «la foto de Colón». Los indultos a los condenados por el Supremo, subrayó Ayuso en Onda Cero, es «una barbaridad y un disparate» por la que los socialistas deberían «pagar eternamente en las urnas».