Oriol Junqueras. / EP

Esquerra quiere sentar a Junqueras en la mesa de diálogo

Los republicanos y Junts insisten en que los indultos no son la solución, aunque les darán la bienvenida, reivindican la amnistía y reclaman la derogación del delito de sedición

CRISTIAN REINO Barcelona

El independentismo no piensa dar mucha tregua retórica al Gobierno central. Si la semana pasada fue Jordi Cuixart el que rechazó los indultos y amenazó con volver a hacerlo, este lunes fue Esquerra Republicana, quien añadió más presión y amagó con que Oriol Junqueras, condenado por sedición y en prisión, forme parte de la delegación catalana en la mesa de diálogo entre el Ejecutivo central y el Govern, una imagen que sería muy incómoda para el presidente del Gobierno.

Si el Ejecutivo central indulta próximamente a los presos del 'procés', ERC abogaría por que el presidente del partido acuda como parte del equipo negociador a reclamar la autodeterminación y la amnistía. «Es innegable que nos gustaría muchísimo que pudiera participar, es evidente», expresó la portavoz de la formación republicana, Marta Vilalta tras la ejecutiva del partido. Junts también podría proponer la presencia de Jordi Sànchez, su secretario general. El PSC, en cambio, recordó que es un foro de diálogo entre gobiernos. En la última reunión, celebrada en febrero de 2020, la delegación catalana incluyó miembros del Govern y dirigentes de los partidos, como Josep Maria Jové, imputado por el 1-O.

Tras la investidura de Aragonès, ERC aprieta para que Pedro Sánchez convoque cuanto antes la mesa de diálogo. «Creemos que se debería hacer lo antes posible y a poder ser antes del verano. No es una cuestión de que ahora tengamos que esperar a los indultos y después ya veremos», afirmó Vilalta. Esquerra presiona con la mesa de diálogo. Pere Aragonès, que apenas lleva una semana como presidente de la Generalitat, fía la estabilidad del inicio de su mandato a los indultos y a la mesa de diálogo.

Sin rebajar el tono

Los republicanos, aun así, no rebajan el tono. Este lunes insistieron en que los indultos no son la solución al conflicto catalán, a pesar de la controversia que se ha generado en la política española, eso sí, sin llegar a oponerse a ellos si sirven para «aligerar el dolor» de los presos. Esquerra evitó posicionarse si las medidas de gracia tienen que ser parciales o reversibles e insistió en que la solución al conflicto catalán pasa por la amnistía y la autodeterminación.

Sobre la reforma del delito de sedición, los republicanos apuestan por la derogación del delito, aunque valorarán la propuesta de modificación legal que plantea el Gobierno central. Junts comparte que a día de hoy solo apoyaría la derogación del delito por el que están condenados por los presos del 'procés', pero se abre a estudiar la reforma. Junts, como ERC, avala los indultos como solución personal, pero reitera su apuesta por la amnistía y la autodeterminación como materia a negociar con el Gobierno en la mesa de diálogo.