El PP eleva la presión sobre Batet tras no atender ninguna de sus peticiones

Los populares reclaman por tercera vez que la Mesa del Congreso sea convocada de forma urgente | Habían solicitado también que paralizase la publicación en el BOE de la reforma laboral, que finalmente se ha publicado hoy

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

La polémica por la ajustada votación de la reforma laboral sigue aún coleando cinco días después. La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha desoído hasta ahora todas las peticiones del PP y no convocará a la Mesa de la Cámara baja hasta la próxima semana. El decreto del Gobierno logró superar el trance por un error en el voto telemático de un diputado popular, Alberto Casero, ya que los dos parlamentarios de UPN rompieron el acuerdo cerrado con el Ejecutivo y, finalmente, dieron la espalda a la reforma. La formación de Pablo Casado considera que esa votación no es legítima porque se vulneró el derecho de Casero al no permitirle repetir su voto erróneo y ha vuelto a remitir un nuevo escrito a Batet, exigiendo, por tercera vez, que la Mesa sea convocada de forma urgente para abordar el procedimiento aplicado el pasado jueves.

El documento de los populares insiste nuevamente en que «los hechos ocurridos» se concretaron en «la vulneración del ejercicio del derecho al voto del diputado», la «no convocatoria de la Mesa por la presidenta del Congreso» tras haberse comunicado la anomalía y «las afirmaciones de Batet tras la votación en contestación a la portavoz del PP, Cuca Gamarra, en las que dijo literalmente: 'La Mesa es conocedora y ha podido analizar lo que usted me va a plantear', cuando lo cierto es que la Mesa no analizó los hechos acaecidos al no ser reunida al efecto». «¿Si Batet cree que lo hizo todo tan bien por qué se esconde? ¿Por qué no da la cara?», ha aseverado el vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos.

El PP considera que la presidenta de la Cámara debería haber convocado a la Mesa el mismo jueves cuando Casero, al ver que se había equivocado en el voto telemático, se trasladó hasta el Palacio de la Carrera de San Jerónimo y reclamó volver a ejercer su derecho de forma presencial. El parlamentario arguye que fue un «error informático» y no un error humano, aunque ha quedado comprobado que equivocó también en otras dos votaciones más.

Desde la dirección popular aluden al escrito remitido por la Mesa de la Cámara para permitir la votación telemática a Casero para argumentar que se vulnereraron sus derechos. En el documento se recoge que la votación se hará «conforme a los términos previstos en el artículo 82 del Reglamento y la Resolución de la Mesa de la Cámara del 21 de mayo de 2012». En él se recoge que, tras ejercer el voto mediante el procedimiento telemático, la Presidencia o el órgano en el que se delegue «comprobará telefónicamente con el diputado la emisión efectiva del voto y el sentido de este antes de empezar el pleno». El PP recalca que esta comprobación «no se realizó en el caso del diputado».

Fórmula en desuso

Fuentes de la Presidencia del órgano, sin embargo, recuerdan que esa fórmula quedó en desuso con la pandemia, cuando el voto telemático se generalizó y se estableció en una resolución de marzo de 2020, un sistema de doble comprobación de tal forma que, una vez emitido el voto, aparece una segunda pantalla que solicita la comprobación del sentido del voto antes de finalizar. En caso de que haya un error, el diputado puede regresar a la pantalla anterior y modificarlo. Si comprueba que es correcto, pulsa «finalizar votación». «Han sido miles las votaciones desde el inicio de la pandemia y nunca ha existido un problema de este tipo», ha remarcado el vicepresidente de la Cámara, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

El diputado del PSOE sostiene que las protestas y reclamaciones del PP no tienen ningún recorrido legal y que los de Pablo Casado se está agarrando a un «clavo ardiendo» después de que lo esperado, que la reforma de Trabajo no saliera adelante, quedara frustrada por «un gol en propia meta». «Sabían lo que iban a votar los dos tránsfugas de UPN, no había más que ver sus caras gélidas y destempladas», ha asegurado.

Los populares insisten en que la modificación por la pandemia en la que se escuda Batet estaría derogada. Con fecha de 26 de octubre de 2021, se acordó «derogar el acuerdo de la Mesa de la Cámara de 16 de junio de 2020, por el que se prorrogaba el anterior de marzo de 2020, relativo a la emisión del voto por procedimiento en las sesiones plenarias».

El PP había solicitado a Batet que incluso suspendiese el resultado del Pleno y no se remitese la resolución para su publicación en el Boletín Oficial del Estado. Peticiones que tampoco han sido atendidas. El BOE ha publicado la convalidación del decreto-ley esta mañana, sin que el Grupo Parlamentario Popular haya recibido contestación a su petición de que la norma no fuera publicada.