La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau / Efe

Colau rechaza un referéndum: «La gente ya no está para tonterías»

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha formalizado la negativa de los comunes a su celebración

CRISTIAN REINO Barcelona

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha formalizado este lunes el rechazo de los comunes a la celebración de un referéndum sobre la independencia. En Comú Podem siempre ha defendido el derecho de autodeterminación, pero Colau considera que esta reivindicación debe aparcarse en estos momentos, tras años de 'procés'. «No hay ninguna condición para plantear un referéndum a corto plazo», ha asegurado en TV3. «Es mejor aterrizar. Después de una pandemia y la crisis climática, la gente ya no está para tonterías», ha rematado, levantando ampollas en el campo independentista. El presidente de la Generalitat tiene una semana para completar lo que en su día calificó como un gran acuerdo de país a favor de la amnistía y la autodeterminación, con el que quiere escenificar un amplio apoyo en Cataluña a sus tesis soberanistas antes de acudir a la mesa de diálogo con el Gobierno. Por las palabras de Colau, que este verano ha sido blanco de las pitadas de los nacionalistas en las fiestas de Gracia y Sants, los comunes se desmarcan del pacto impulsado por Aragonès, que solo concitará el respaldo de los partidos y entidades secesionistas.

El referéndum está en el programa de los comunes, pero la formación de izquierdas, integrada en el grupo de Unidas Podemos en el Congreso, no defenderá una votación sobre la independencia en la reunión de la mesa de diálogo. La posición de los morados pasará por que los catalanes voten un acuerdo en materia de autogobierno, financiación y blindaje competencial, lo que se conoce como una tercera vía, más en línea con los postulados del PSC. Pero los comunes no apoyarán una votación que apueste por la ruptura y la separación. «Hay muchas cosas que se pueden plantear en la mesa», según ha apuntado Colau. «Se ha de seguir con la desjudicialización, los indultos son muy importantes, también está el tema de la reforma del delito de sedición, que seguimos proponiendo», ha señalado. «Hay que hablar de autogobierno, de blindar la lengua y la cultura catalana y del tema de la financiación», ha señalado. El tema político, a su juicio, también deberá abordarse y que «algún día se pueda votar» en un referéndum, pero poco a poco, ha reclamado. La alcaldesa cree que las prisas, los autoengaños y las promesas incumplidas de que en un año Cataluña será independiente han hecho «mucho daño a la política». Lo ha dicho en la semana marcada en Cataluña por la manifestación de la Diada del 11-S, una semana antes de la reunión de le mesa y justo cuando se cumplen cuatro años de los plenos del 6 y 7 de septiembre, en que el independentismo aprobó las leyes de la desconexión e hizo saltar por los aires el Estatuto y la Constitución.

Colau ha reclamado a Aragonès que paralice el acuerdo con Aena para ampliar el Aeropuerto de Barcelona para poder abordar de nuevo el proyecto. Según la alcaldesa, la ampliación del aeropuerto conllevaría la destrucción de la zona protegida ambientalmente de La Ricarda, de la que «no debe tocarse ni un centímetro».