El portavoz de Ciudadanos Edmundo Bal. / EFE

Edmundo Bal denuncia una «operación» del PP para «comprar voluntades de Ciudadanos»

El partido naranja ha convocado este domingo una rueda de prensa urgente horas después de que su senador Fran Hervías diera el salto al Partido Popular

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

La descomposición de Ciudadanos por el fracaso de la moción de censura en Murcia no tiene visos de tocar fondo. Si este sábado por la noche el senador del partido Fran Hervías, uno de los últimos hombres fuertes del anterior líder, Albert Rivera, que quedaban en la formación, dimitía de sus cargos y daba el salto al Partido Popular, este domingo, el portavoz parlamentario Edmundo Bal convocaba una rueda de prensa urgente para denunciar que «el PP ha iniciado una operación para comprar voluntades de Ciudadanos».

En un tono duro, Bal ha asegurado que la formación que lidera Inés Arrimadas no se va a vender: «Tenemos dignidad y creemos en la regeneración, la libertad y la limpieza de lo público». «Esos comportamientos mafiosos que hemos visto en Murcia quieren extenderlo a toda España. Hemos cometido errores pero no hemos cometido delitos», ha reconocido el portavoz.

La intevención de Bal, que ha durado algo más de diez minutos, se ha centrado en defender que Ciudadanos no se ha comportado «de forma inmoral» y que «nunca» se han comportado «de manera mafiosa», ya que es un partido «honesto» que «no recibe sobres, no roba vacunas, no roba dinero, no compra voluntades». «Por eso somos tan molestos, no lo vamos a consentir, no nos vamos a rendir, no vamos a bajar los brazos», ha sentenciado.

La coordinadora autonómica de Ciudadanos en Murcia, Ana Martínez Vidal, que estaba llamada a ser la nueva presidenta de la Región si la moción propuesta por socialistas y liberales triunfaba, ha acusado a Hervías de estar «detrás de los tránsfugas que mantienen a Fernando López Miras en el poder».

Se refiere a los tres diputados de Cs en la Asamblea Regional de Murcia que firmaron este martes la moción de censura con el PSOE contra la coalición de Gobierno del PP y el partido naranja, y que el viernes fueron nombrados consejeros por el presidente autonómico y anunciaron que votarían en contra de esa iniciativa para abortarla.

Puertas abiertas

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, al que desde la calle Génova otorgan todo el mérito de desactivar la moción de censura en Murcia, ya lanzó un llamamiento de puertas abiertas a «todos los militantes y cargos de Ciudadanos» que quisieran dar el salto a su formación, y parece que este no ha caído en saco roto. Pablo Casado lleva meses estudiando la fagocitación de sus otrora aliados y ahora ve la oportunidad de culminar el plan.

El viernes, en medio de un incendio interno, destacados dirigentes como la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, o Toni Cantó, exigieron a Arrimadas la convocatoria urgente de una ejecutiva para dar explicaciones de lo que consideran una «chapuza». Tendrá lugar mañana, con las elecciones madrileñas, en la que las encuestas no les auguran nada bueno, como uno de los principales puntos del día.

Acusaciones de corrupción

Las reacciones a estos movimientos en el PSOE no se han hecho eseperar. Este domingo, la portavoz de los socialistas en el Congreso, Adriana Lastra, ha asegurado que la moción de censura presentada junto con Cs en Murcia fue un «intento de acabar con la corrupción» que, a su juicio, «ya no salpica al PP sino que lo inunda». «Y la respuesta de Pablo Casado ha sido exactamente la misma de quienes le precedieron en el puesto, tapando la corrupción con más corrupción, intentando corromper las instituciones de todos, incluso venderlas al mejor postor para tapar la corrupción de su propio partido».

Vídeo. La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, ha asegurado que la moción de censura presentada junto con Cs en Murcia fue un «intento de acabar con la corrupción» que, a juicio de la socialista, «ya no salpica al PP sino que lo inunda». / EUROPA PRESS

Así lo ha afirmado este domingo en un encuentro con jóvenes en el que también ha estado presente el secretario general del PSOE de la Comunidad de Madrid y delegado del Gobierno en la región, José Manuel Franco; y el diputado y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo.

Para Lastra, el PP es el partido que «ha cambiado de cara pero sigue siendo la de siempre», esto es, «la derecha de la Gürtel, de la Púnica, de Brugal, de Correa, de Rato, Mato...», ha enumerado en referencia a los casos de corrupción en lo que está implicado el PP. «La derecha que corrompió la política y las instituciones, con el 'tamayazo' de Aguirre y vuelve a hacerlo con el de Casado», añade.