Casado augura en Cataluña «un pequeño Frankstein» entre el PSC y ERC

El líder del PP afea a los socialistas mantener el «cordón sanitario» a su partido diez años después del Pacto del Tinell

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

Pablo Casado está convencido de que el PSC se entenderá con Esquerra si los números se lo permiten. A dos semanas de la cita con las urnas en Cataluña, el líder del PP no tiene ninguna duda de que si Salvador Illa resultado ganador, el exministro de Sanidad buscará el respaldo de los independentistas, tal y como Pedro Sánchez ha hecho en Madrid. A pesar de los vetos cruzados entre socialistas y republicanos y de que los de Sánchez insistan en negar, un día sí y otro también, un pacto con los de Oriol Junqueras, para el PP la estrategia de Ferraz está clara y auguran «un pequeño Frankenstein» a la catalana. «El 14 de febrero, que es San Valentín, después de discutir se darán flores y champán y volverán a pactar», aseveró Casado.

El líder de los populares evitó, en una entrevista en la Ser, hablar de pactos postelectorales y recriminó a los socialistas que mantengan un «cordón sanitario» a su partido que a su juicio se remonta al Pacto del Tinell. Diez años después del acuerdo entre el PSC, ICV y ERC que dio lugar al primer tripartito catalán, los conservadores mantienen que el veto «sigue en vigor» como sucedió en Badalona y Castelldefels, donde el PSC acabó pactando con las fuerzas soberanistas, como también ocurrió en la Diputación de Barcelona.

Casado incidió en que Cataluña necesita un Gobierno que «no dependa de independentistas» y alertó de que el candidato socialista al Parlament supone «lo mismo que está criticando con la boca pequeña»: plurinacionalidad, nación de naciones e indultos a los presos del 'procés'. «Sánchez –dijo que no lo haría en campaña y al final acabó pactando -recordó-; ahora Illa dice que no va a pactar con ERC, pero acabará pactando».

'Sorpasso' de Vox

El presidente del PP pretende que su partido sea tan «influyente» en la Cámara autonómica como lo es en Congreso, donde lidera la oposición, o en Europa, donde ostentan la mayoría. Casado aseguró también que no teme al 'sorpasso' de Vox, que le pisa los talones en la mayoría de encuestas, y defendió que la formación de Santiago Abascal no es el enemigo a batir. Si lo es la abstención, de ahí que el conservador llamase a los catalanes a la movilización el próximo 14 de febrero porque ir a votar, dijo, «es tan seguro como ir a comprar el pan».

El líder del PP evitó tomar posición sobre la gestión de la pandemia en las comunidades encabezadas por su formación y quiso enterrar cualquier polémica entre Alberto Núñez Feijoó e Isabel Díaz Ayuso. Pese a que el mandatario gallego aseguró este fin de semana en una entrevista en 'La Voz de Galicia' que «no se sentiría responsable» si tuviese que aplicar en su región las medidas adoptadas por Díaz Ayuso en Madrid la regidora madrileña, Casado defendió que todos en su partido van en la misma dirección y que no tiene un gestor favorito porque todos «son responsables» y «están haciendo las cosas exactamente igual».

Para el líder del PP, no hay distinciones y tanto la presidenta madrileña como el gallego están cumpliendo las directrices de la Organización Mundial de la Salud, que pasan por proteger a la población vulnerable, y confinar zonas con mucha incidencia. «Son todos -insistió- responsables». Una responsabilidad que extendió a los mandatarios regionales del PSOE que, en su opinión, «están haciendo todo lo que pueden» después de que el Gobierno se haya «quitado de en medio». «Eso es una irresponsabilidad. Veo a Macron y Merkel tomando medidas. Eso es cogobernanza, no una reunión los domingos», subrayó.

El jefe de la oposición extendió esa falta de responsabilidad al exministro Illa, y al doctor Fernando Simón «que no sé qué hace siguiendo en el cargo». Sospecha que en esta tercera ola no se han tomado las medidas de la segunda porque el Gobierno está centrado en la campaña de Cataluña. «En España las cosas no han ido bien», advirtió Casado, que considera que hay margen para otras medidas antes de acometer un cierre total. «El área sanitaria -recordó- no es solo para confinar, sino para limitar la movilidad entre distritos de una ciudad».

Arrimadas sostiene que el tripartito «ya está hecho»

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, no se cree al PSC cuando dice que no pactará con los independentistas tras el 14-F y sostiene que el tripartito «ya está hecho». «Está cerrado», insistió en una entrevista en la Sexta. Aunque en las últimas semanas los socialistas hayan negado en varias ocasiones que tengan intención de emular los gobiernos tripartitos que presidieron Pasqual Maragall y, posteriormente, José Montilla, para la líder de los liberales la alianza es segura. «Si al PSC le dan los números –afirmó– va a pactar con todos ellos».

Arrimadas, que defiende un Gobierno constitucionalista encabezado por su formación y del que el PSC forme parte, rechazó eventuales indultos a los políticos del 'procés' ya que, en su opinión «no puede haber privilegios por delitos gravísimos» y menos cuando no han demostrado arrepentimiento y reconocen que lo volverían a hacer.

La líder de la formación liberal arremetió además contra el Gobierno de Aragonés al que acusó de estar «trabajando» en plena pandemia solo para « diez personas», en alusión a los políticos presos.