Juan Carlos Campo, ministro de Justicia / EP

Campo: «Los indultos no van con retraso»

El ministro de Justicia avanza que unas decisiones sobre los indultos de los presos del 'procés' podrían llegar antes que otras y que los expedientes se suelen resolver en 10-14 meses

CRISTIAN REINO Barcelona

La resolución de los indultos a los presos del 'procés' aún tardará unos meses en conocerse. El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, salió este jueves al paso contra las voces que acusan al Gobierno de estar jugando con la decisión por motivos electorales, primero por los comicios de Cataluña y ahora y por los de Madrid, y negó que la tramitación vaya con retraso, como han apuntado recientemente tanto el PP como Junts per Catalunya. Y también Esquerra, «harta» de que el Ejecutivo no mueva ficha con la situación de los presos, hasta ha amenazado con retirarle el apoyo en el Congreso.

«Los tiempos son difíciles de calcular, 10 ó 14 meses es un periodo normal. No vamos con retraso, se calcularán muchas cosas. También podría ser que unos indultos lleguen antes que otros», expresó Campo en Catalunya Ràdio. Los indultos empezaron a tramitarse por parte del Ministerio de Justicia en el mes de septiembre de 2020. De tal manera que con los plazos que este jueves dio el titular del Justicia, aún quedan unos meses hasta la resolución definitiva, que se situaría de acuerdo a sus cálculos entre el verano y el otoño de este año. No obstante, el propio ministro, en otra ocasión, dijo que el tiempo medio estipulado para la tramitación de un indulto se sitúa entre seis u ocho meses.

El subsecretario de Justicia compareció el martes pasado en la comisión de justicia del Congreso. Tanto el PP como Junts reprocharon al Gobierno central que esté «contemporizando» los expedientes a la espera de encontrar el momento para tomar una decisión. Como mínimo, deben pasar las elecciones de Madrid y Cataluña tiene que haber sido capaz de formar un nuevo ejecutivo, cuyo plazo máximo es el 26 de mayo.

Campo avanza que la decisión sobre los indultos de los nueve presos del 'procés' podrían no llegar a la vez

Los expedientes se suelen resolver en un periodo medio de 10 a 14 meses, según el ministro de Justicia

Campo no obstante, recordó que el Tribunal Supremo aún no ha no ha emitido su informe no vinculante al respecto. Sí lo ha hecho la Abogacía del Estado, que no se posicionó ni a favor ni en contra pues a su juicio se estaría anticipando a una decisión que «sólo compete al Gobierno», pero sí destacó que se ha reparado el daño económico ligado al delito de malversación por el que fueron condenados algunos de los dirigentes secesionistas. También ha enviado ya su informe la Fiscalía del Supremo, que se opuso de manera contundente contra esta medida de gracia a los nueve dirigentes secesionistas encarcelados. «No es una medida para satisfacer intereses políticos coyunturales», no puede ser «moneda política de cambio en el campo de las negociaciones para la obtención de apoyos parlamentarios», expresó el Ministerio Público.

Campo, en cualquier caso, no avanzó cuál será la posición del Gobierno. La parte del Gobierno que representa Unidas Podemos ya se ha mostrado abiertamente a favor y los socialistas han insinuado en varias ocasiones que son favorables. Pero de momento, el Ejecutivo central se cierra en banda. «Cuando llegue el informe del Tribunal Supremo se estudiará con el máximo criterio posible», dijo el ministro. «Cuando lo lea, enviaré una propuesta al Consejo de Ministros», apuntó. Las resoluciones podrían no llegar a la vez y podrían no ser iguales. «Tenemos una tendencia natural a la unificación, pero los expedientes de indulto son diferentes unos de otros», avisó.

Delito sedición

La otra carpeta que tiene Campo abierta y que afecta a los presos del 'procés' es la reforma del delito de sedición, que podría acortar las penas de los dirigentes independentistas encarcelados por condenas de nueve a trece años o también facilitar el regreso de Carles Puigdemont, huido en Bruselas desde octubre de 2017. Esta reforma legislativa, por la que más apuestan en Unidas Podemos, «está avanzando», según el ministro, pero igual que con los indultos evitó poner una fecha. «La reforma del delito de sedición se plantea a partir del 'procés', y se me ha criticado por ello», dijo. «La sentencia del Supremo nos hizo reflexionar», admitió. «No es cuestión de apoyos parlamentarios, estamos comparando códigos penales de otros países», argumentó.