Laura Borràs, presidenta del Parlament. / EFE

Borràs convoca el pleno para investir a Pere Aragonès este viernes

El dirigente republicano tiene asegurada la mayoría absoluta en primera ronda con Junts y la CUP

CRISTIAN REINO Barcelona

La presidenta de la Cámara catalana, Laura Borràs, propuso este miércoles a Pere Aragonès, jefe de filas de ERC en las pasadas elecciones catalanas, como candidato a la presidencia de la Generalitat. Aragonès vuelve a pedir la confianza de la Cámara catalana en el pleno de investidura, que arranca este jueves por la tarde y que culminará el viernes con la elección del actual vicepresidente del Govern como jefe del Ejecutivo catalán.

Ochenta años después, ERC tendrá de nuevo un presidente de la Generalitat surgido de las urnas, tras Lluís Companys y Francesc Macià. Borràs designó formalmente al dirigente republicano como aspirante a la investidura, tras celebrar una ronda de contactos con los grupos con representación en el Parlament. «He constatado que es el candidato con más posibilidades de ser investido presidente de la Generalitat», anunció la presidenta de la Cámara catalana poco después de completar las consultas. Tanto Aragonès como Salvador Illa (PSC) se habían postulado como aspirantes, pero el dirigente socialista volvió a quedarse a las puertas, a pesar de que ganó las elecciones, pues no ha sido capaz de sumar el apoyo de ninguna fuerza parlamentaria.

El líder de ERC lo intentará por tercera vez. En las dos anteriores, solo obtuvo el apoyo de la CUP, mientras Esquerra aún negociaba con Junts. En esta ocasión, la situación ha cambiado y la votación de investidura llegará después de que republicanos y postconvergentes sellaran días atrás un acuerdo de investidura y para formar un gobierno de coalición. El pacto fue avalado el martes por el consejo nacional de ERC y superó la consulta interna entre la militancia de Junts, que votó ampliamente a favor de la alianza gubernamental con los republicanos.

Aragonès, salvo sorpresa mayúscula, superará la mayoría absoluta y saldrá elegido mañana jefe del Ejecutivo catalán, en primera ronda. Está previsto que obtenga 74 votos (sobre 135), de ERC, Junts y la CUP. La toma de posesión, después de que el Rey firme su nombramiento y éste salga publicado en el BOE, podría situarse entre el lunes y el martes de la semana que viene y la formación del gobierno para unos días después.

Cataluña pondrá de esta forma fin a un largo periodo de interinidad, que empezó en enero del año pasado, cuando Quim Torra anunció su intención de convocar elecciones, pues la coalición entre ERC y Junts estaba rota, como consecuencia de las continuas peleas. Luego estalló la pandemia y Torra retrasó su decisión unos meses, hasta que fue inhabilitado en septiembre y las elecciones se convocaron de manera automática. La comunidad catalana ha permanecido casi año y medio sin un gobierno en plenas condiciones, justo en plena crisis sanitaria.

Tres meses tarde

Tras los comicios del 14-F, que ganó el PSC, empatando en escaños con ERC y uno más que Junts, Aragonès ha tardado tres meses en cerrar el acuerdo con Junts para formar gobierno, lo que ha debilitado ya el arranque de su mandato, que estará marcado por la decisión del Gobierno sobre los indultos a los presos del 'procés', la mesa de diálogo con el Ejecutivo central y la gestión de la crisis social y económica que se deriva de la pandemia. Junts ha desgastado ya a Aragonès, que se ha comprometido a someterse a una moción de confianza en el ecuador de su legislatura. El dirigente republicano, no obstante, partirá con la mayoría parlamentaria más amplia de los últimos años. Desde Pasqual Maragall, el presidente de la Generalitat no era investido con 74 votos. Jordi Pujol, en 1984, obtuvo el respaldo de 87 escaños (CiU, ERC y Alianza Popular).