El extesorero del PP Luis Bárcenas. / Efe

Bárcenas declara por la operación parapolicial para recuperar documentos de la 'caja B'

El extesorero del PP comparece como perjudicado en el juzgado de la Audiencia Nacional que instruye el 'caso Villarejo'

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, instructor del 'caso Villarejo', tiene previsto tomar declaración este lunes como perjudicado a Luis Bárcenas en la pieza separada referente a la denominada 'operación Kitchen'. El extesorero del PP, en prisión desde mayo de 2018 por la condena del 'caso Gürtel', comparecerá como perjudicado por el operativo parapolicial llevado a cabo en 2013 para recuperar documentos sensibles en su poder sobre la 'caja B' del partido.

Bárcenas declarará por videoconferencia desde la prisión madrileña de Soto del Real, mientras que su abogada lo hará también de manera telemática debido a que se encuentra aislada como consecuencia de la Covid-19, según han informado fuentes jurídicas.

La citación del Juzgado Central de Instrucción número seis tendrá lugar el mismo día en que el tribunal que juzga el presunto pago con dinero negro de la reforma de la sede del PP debe decidir si aplaza los interrogatorios de los acusados, entre ellos la de Bárcenas, previstos para mañana, por el estado de salud del acusado Cristóbal Páez a causa del coronavirus.

El juez del Juzgado Central de Instrucción número cinco, Santiago Pedraz, que investiga otra de las piezas de la 'caja B', la relativa a las donaciones de empresarios a cambio de adjudicaciones de obra pública, también citó al extesorero popular a declarar este lunes, si bien aceptó la petición de la defensa de aplazar la comparecencia a abril debido a la cercanía con la declaración en el juicio de mañana.

Robo de documentación

Las citaciones en los juzgados de instrucción de la Audiencia Nacional llegan después de que Bárcenas, que se encuentra en prisión cumpliendo la condena a 29 años y un mes por la primera época de la trama Gürtel (1999-2005), se dirigiera a la Fiscalía Anticorrupción una semana antes de que empezara el juicio por la presunta 'caja B' de los 'populares', para comunicarle su intención de colaborar con la Justicia.

En un escrito, el acusado reveló que el PP tenía una contabilidad paralela que se nutría de las donaciones de empresarios a cambio, en ocasiones, de adjudicaciones públicas. En dicho documento, también señalaba que «gran parte» de la documentación sobre la contabilidad paralela del PP de la que disponía fue «sustraída» del estudio de su mujer, Rosalía Iglesias, «cuando entraron a robar en el mismo». Una referencia que hacía alusión a la 'operación Kitchen'. Por ello, el juez García Castellón ha acordado su declaración en la pieza separada número siete del 'caso Villarejo'.

No obstante, para Anticorrupción lo manifestado por el extesorero y exsenador popular desprende «escasas novedades, ninguna sustancial» si no aporta alguna prueba que acredite sus 'confesiones'. Sobre la posibilidad de entregar documentación que demuestre todo lo manifestado, el propio abogado de Bárcenas, Gustavo Galán, admitió en la primera sesión del juicio por la reforma de la sede del PP que su cliente «ya aportó» todo lo que tenía durante la instrucción en julio de 2013, cuando, además, «prestó una declaración extensiva y detallada, que ya supuso una colaboración con la Justicia». Aunque de nada sirvió.