Borrar
Directo Directo |Pedro Sánchez recibe a los campeones de la Eurocopa tras estar con el Rey
Pere Aragonès, en la recepción a la Colla dels Gegants de Nou Barris. Efe

Aragonès insiste en el acuerdo de claridad a pesar del portazo del Gobierno

El presidente de la Generalitat replica a Bolaños que votar nunca puede ser una trampa

Cristian Reino

Barcelona

Domingo, 23 de abril 2023, 11:07

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha reiterado este domingo su apuesta por un pacto de claridad con el Gobierno, a la canadiense, para acordar la fecha y las condiciones de un referéndum sobre la independencia. En el día de Sant Jordi, Aragonès ha insistido en su plan para resolver la cuestión catalana, a pesar de que no se la compra prácticamente nadie, ni el Gobierno, que es con quien tendría que pactar los términos del referéndum, ni las fuerzas catalanas, con las que se propone acabar de pulir su propuesta.

Aragonès, en una atención a los medios de comunicación desde el Palau de la Generalitat, ha replicado al ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, que «votar nunca es una trampa y la democracia, tampoco». Días atrás, en su visita a Cataluña de cuatro días, el ministro calificó el acuerdo de claridad de Aragonès de «trampa electoralista». El Gobierno ha vuelto a cerrar estos días por enésima vez la puerta a negociar un referéndum con la Generalitat. Según el dirigente de ERC, quien se opone a un referéndum tiene un modelo que «no confía en la ciudadanía». El Gobierno se ha volcado este fin de semana con una amplia presencia de ministros en Barcelona.

El acuerdo de claridad que plantea el jefe del Ejecutivo catalán ha dado esta semana sus primeros pasos. El Govern ha encargado a un grupo de académicos un informe que sirva de base a su propuesta de referéndum. La apuesta de entrada de Aragonès es una consulta sobre la independencia que tenga reconocimiento por parte de Madrid y Bruselas. Pero no se cierra a otras opciones. En cualquier caso, la intención de Aragonès es convocar una mesa de partidos catalanes, tras las elecciones municipales, para discutir alternativas. De momento, esta reunión apunta a fracaso, pues los únicos partidos que se han mostrado dispuestos a participar son Junts y los comunes. Los de Puigdemont, además, rechazan la vía del president, pues creen que nace muerta y está destinada al fracaso. Por tanto, solo En Comú Podem podría compartir la posición del president, que critica por haberla puesto sobre la mesa en la previa de las elecciones. El PSC siempre ha reclamado a Aragonès una mesa de partidos, en paralelo a la mesa de diálogo con el Gobierno, pero los socialistas, al menos antes de las elecciones, han expresado que no pueden participar en un proyecto como el referéndum, que a su juicio divide y confronta a los catalanes.

El Gobierno ha cerrado las puertas a acordar un referéndum. El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, la calificó de trampa electoralista, criticó al Govern que la lance de forma unilateral y afirmó que supone insistir en fórmulas del pasado que dividen y confrontan a los catalanes. Aragonès, de entrada, ha logrado volver a situar la agenda soberanista en el centro del debate.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios