El presidente de la Generalitad, Pere Aragonès. / efe

Aragonès presiona a Junts para que no boicotee la mesa de diálogo

Los de Puigdemont consideran que la mesa está en vía muerta y no tiene recorrido

CRISTIAN REINO Barcelona

El Govern catalán ajusta sus piezas de cara a la reunión de la mesa de diálogo con el Gobierno, que sigue sin fecha, pero que debería ser en las próximas semanas, según han asegurado los socialistas catalanes. En la parte catalana, continúa la guerra entre ERC y Junts, ya que el presidente Pere Aragonès aprieta para que sus socios se sumen a la delegación catalana.

Los de Puigdemont consideran que la mesa está en vía muerta y no tiene recorrido, mientras que los republicanos, aunque admiten -como hizo días atrás Marta Rovira- que negociar un referéndum no es posible en estos momentos, se aferran a la herramienta que les permite mantener una posición de centralidad en la política catalana y en la española. La ausencia de la formación postconvergente debilita la posición de la Generalitat.

El independentismo, no obstante, insiste en tratar de exhibir una imagen falsa de unidad. El presidente Aragonès encargó a un grupo de dirigentes nacionalistas, entre ellos David Fernández, Carme Forcadell o Quim Forn, que impulsaran un gran acuerdo entre la sociedad catalana a favor de la amnistía y la autodeterminación.

Este equipo dio ayer sus primeros pasos y se presentará en sociedad el 20 de abril, con un manifiesto, trasladado a, entre otros, los partidos soberanistas ERC, Junts, la CUP, los comunes, las patronales y los sindicatos.

Se trata de una iniciativa similar a la que ya impulsaron Mas y Puigdemont para tratar de visibilizar un amplio apoyo en torno a la amnistía y el referéndum, que sirva de telón de fondo para la reunión de la mesa de diálogo. En el PSC apuntaron días atrás que la cita será antes de que acabe mayo.

El ministro de Cultura, Miquel Iceta, negó este viernes que la mesa esté bloqueada y confirmó que ambas administraciones trabajan en un acuerdo sobre la cuestión de la lengua.