Marta Rovira, secretaria general de ERC. / EFE

ERC endurece las condiciones para apoyar las cuentas ante la presión de Puigdemont

Avisa a Sánchez de que «no basta una mera foto» en la segunda reunión de la mesa de diálogo prevista para este mes

CRISTIAN REINO Barcelona

Esquerra mantiene la puerta abierta y está dispuesta a seguir hablando con el Gobierno central. Pero ante la presión que está ejerciendo Carles Puigdemont y como consecuencia de la pugna electoral con JxCat, los republicanos han encarecido su eventual apoyo a los Presupuestos. ERC lanzó este lunes varios avisos a Pedro Sánchez. En relación a la mesa de diálogo, cuya segunda reunión podría celebrarse durante el mes de septiembre, Esquerra advirtió al presidente del Gobierno de que no le basta con que sea una mera foto. Según la formación independentista, es necesario pactar un orden del día previo y la cita, a la que Quim Torra aún no se ha sumado, debería servir para «avanzar» en la solución del conflicto, que para las fuerzas independentistas pasa por la amnistía y el ejercicio de la autodeterminación.

Los republicanos piden al Gobierno que se mueva en materia de presos, si bien de entrada no asumen como un gesto por parte del Ejecutivo que Sánchez se comprometa a reformar el delito de sedición, que podría beneficiar a los presos del 'procés' de forma retroactiva. Sánchez buscaría atraerse de esta forma al PDeCAT para negociar los Presupuestos, si se acaba consumando la ruptura con JxCat, pero en cambio Esquerra no tiene intención de «ir de la mano» de los postconvergentes a «negociar nada». La secretaria general del partido, Marta Rovira, avisó ayer a Sánchez que no cuente con ERC si pacta los presupuestos con Ciudadanos o el PDeCAT. Las formaciones de derechas son incompatibles con Esquerra, apuntaron los dirigentes republicanos, a pesar de que llevan años gobernando con el centro derecha secesionista en la Generalitat.

ERC presiona además a Sánchez, lanzándole una amenaza. Si la vía del diálogo entre el Gobierno central y la Generalitat fracasa, Esquerra alerta que siempre puede retomar la senda unilateral, como la de octubre de 2017. Eso sí, los republicanos admiten que ahora no se dan las condiciones para activar este camino y que al menos serían necesarias varias victorias independentistas consecutivas en los comicios autonómicos con más del 50% de los votos. ERC prioriza la acción de gobierno frente a la conflictividad simbólica de JxCat. Esa es la tesis del libro escrito a medias entre Oriol Junqueras y Marta Rovira. En el de Puigdemont, el expresidente de la Generalitat critica el papel «perverso» y «débil» de ERC en el 'procés'.