El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en el tercer foro de la Unión Europea 'Aire Puro' / EFE

Almeida tilda de «acojonante» que Sánchez recurra al «comodín de Franco»

En el PP creen que la nueva Ley de Memoria Democrática no trata a todas las víctimas por igual porque ni condena al comunismo ni menciona a ETA

Javier Arias Lomo
JAVIER ARIAS LOMO

La enmienda de PSOE y Unidas Podemos sobre la Ley de Amnistía irrita a PP, Vox y Ciudadanos por igual. El portavoz nacional de los populares, José Luis Martínez Almeida, ha afirmado que es «acojonante» que en plena crisis sanitaria y económica el Gobierno se encuentre enfrascado en reformar la norma de 1977.

Según el alcalde madrileño, el Ejecutivo recurre al «comodín de Franco» para «distraer» y alejar el foco de atención de las movilizaciones sociales que se están produciendo por todo el país, como en Cádiz, donde el sector del metal está en huelga indefinida. «¿Qué piensan los españoles? Me pongo en su lugar –dijo– y debe de pensar, es acojonante».

En el principal partido de la oposición creen que la nueva Ley de Memoria Democrática no trata a todas las víctimas por igual porque ni condena al comunismo ni menciona a ETA. Así se lo ha transmitido la senadora popular, Amelia Salanueva, al ministro de Presidencia, Féliz Bolaños, durante su comparecencia este viernes en la Cámara alta. A su juicio, es «indecente» intentar deslegitimar a la derecha indentificandola con el fascismo».

En la misma línea se mostró Vox, que acusó al Ejecutivo de querer recuperar las dos Españas. «¿De verdad la Segunda República fue lo más luminoso de nuestro pasado? La izquierda nunca se ha creído la reconciliación. Siempre han querido reescribir la historia olvidando los crímenes de la izquierda desde 1931», ha aseverado el senador José Manuel Marín.

Para Ciudadanos, con quien el Gobierno contactó para intentar recabar su apoyo, el proyecto es una «enmienda a la Transición». «Es un caso de éxito que PSOE y Unidas Podemos quieren que se olvide», ha remachado el vicesecretario general, Edmundo Bal.

La futura norma se está encontrando con un escollo muy fuerte en especial en ERC, aliada en este asunto con EH Bildu. Ambas formaciones exigen que se deroguen aspectos clave de la Ley de Amnistía para respaldarla. «Es manifiestamente insuficiente aún con miles de víctimas enterradas en cunetas», insisten los soberanistas.