El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. / EFE

Almeida apoya una comisión sobre el espionaje a Ayuso

Villacís descarta de una moción de censura después de que el alcalde haya prometido «llegar hasta el final de este asunto»

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

La onda expansiva de la crisis provocada por el enfrentamiento entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso empieza a afectar de lleno a José Luis Martínez-Almeida. El alcalde de Madrid, anunció este martes que su grupo municipal apoyara la puesta en marcha de una comisión de investigación para aclarar si, tal y como asegura la presidenta de la comunidad y su entorno, Génova movió los hilo para que la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) contratara un detective a fin de conocer los movimientos bancarios y fiscales de Tomás Díaz Ayuso.

El regidor madrileño reapareció en el Pleno del consistorio para prometer transparencia. «Mi compromiso con los madrileños está muy por encima de mi compromiso con el PP. Llegaremos hasta el final. Desde el Grupo Municipal Popular apoyaremos todas las iniciativas para saber lo que ha sucedido. No tenemos nada que esconder ni que ocultar», afirmó el alcalde.

Las palabras de Almeida parecieron espantar, al menos de momento, el fantasma de una moción de censura. La vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, le aseguró que los 'naranjas' mantendrán la lealtad con su socio de Gobierno en Cibeles, si bien le exigió que se asegure que no hay «nada más» sobre el presunto espionaje.

«Han intentado utilizar este Ayuntamiento como un chiringuito. Yo no me tengo que enterar al mismo tiempo que todos los madrileños de que hay una investigación en la EMVS durante dos meses. Ofrecemos lealtad y respecto pero queremos que nos den cuenta del papel del Ayuntamiento, qué acciones se van a tomar, qué medios se van a tomar, y quiero que me asegure aquí y ahora que no hay nada más, porque lo vamos a encontrar» , le avisó su socia.

Almeida la pasada semana ya tuvo que destituir a uno de sus hombres de confianza, Ángel Carromero, hasta entonces director general de Coordinación de Alcaldía, por su presunta vinculación con el intento de usar los recursos de la EMVS a fin de tratar de obtener pruebas de que el hermano de la presidenta obtuvo más 280.000 euros por supuestamente comisionar en el contrato de la Comunidad de Madrid 1,5 millones para comprar 250.000 mascarillas en abril de 2020.

Sin indicios

El regidor, no obstante haber ofrecido la cabeza de Carromero, defendió en el Pleno que no hay indicios contra su excolaborador. «Me negó cualquier tipo de participación. Le dije que en el Ayuntamiento no podemos tener una serie de informaciones que están afectando gravemente a esta institución y a su prestigio ante los ciudadanos. Me dijo entonces que dimitía porque entiende que hay que preservar la dignidad de la institución y porque quiere defenderse con libertad de las acusaciones que se le han atribuido», explicó el primer edil.

Almeida, en cualquier caso, se mostró tajante y aseguró que «no ha habido ningún gasto de dinero público» desde las arcas de la EMVS para la supuesta red espionaje a la familia de las presidenta. «El Ayuntamiento revisó la contratación de la Empresa Municipal durante los dos últimos años para saber si se había producido cualquier gasto de fondos públicos» en ese sentido», abundó. «Ni el detective reconoce reuniones ni las personas de la Empresa Municipal afirman que se produjera ningún contacto», zanjó el alcalde.