El portavoz parlamentario de ERC Gabriel Rufián / EP

ERC advierte de que no podrá negociar los presupuestos si continúa la «represión»

El PNV, por su parte, no descarta presentar una enmienda de totalidad a las cuentas públicas

Javier Arias Lomo
JAVIER ARIAS LOMO

Los socios con los que en teoría cuenta el Gobierno para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado (PGE) advirtieron esta mañana que su voto a favor del proyecto del Ejecutivo no está ni mucho menos asegurado. Esquerra y PNV pusieron encima de la mesa sus condiciones y lanzaron una serie de avisos a Pedro Sánchez para apoyar el proyecto presentado por el Gobierno durante el pleno en el Congreso en el que se debatían las medidas anticrisis.

El portavoz del primero de ellos, Gabriel Rufián, avisó al presidente del Gobierno de que para que su formación política pueda negociar las cuentas públicas de 2023 es necesario poner fin a la «represión» y que «no puede seguir habiendo causas pendientes por el proceso independentista catalán». «¿Cree que así se puede negociar algo? ¿De qué vale su palabra?», le preguntaba desde la tribuna de oradores el dirigente republicano a Sánchez tras emplazarle a «cumplir con lo incumplido, mejorar lo prometido y fomentar la confianza» para que «su palabra valga algo».

Proclamas que no han dejado de formar parte nunca de las exigencias independentistas y en las que ahora pone el énfasis el dirigente de Esquerra. Y lo hace en un momento significativo en la relación de los republicanos con el PSOE, quienes tras la ruptura del Govern catalán –y la salida de los miembros de Junts–, ha ofrecido su apoyo al presidente Pere Aragonès para no dejar caer al Ejecutivo autonómico. Ello a pesar de las reticencias de ERC, quien parece preferir encomendarse a En Comú Podem para sortear lo que resta de legislatura.

El PNV, por su parte, no descartó presentar incluso una enmienda de totalidad contra las cuentas públicas que el Gobierno ha llevado a cabo para el ejercicio de 2023. Su portavoz en la Cámara Baja, Aitor Esteban, instó durante el pleno a Sánchez –en el que el líder socialista también dio detalles sobre la cumbre europea de Praga (República Checa) de la semana pasada– a ponerse a la tarea de «negociar apoyos» y, sobre todo, «evitar choques inútiles con sus socios».

No obstante, el dirigente nacionalista quiso señalar algunos de los problemas que, a su juicio, alberga el proyecto presupuestario. Esteban criticó, por un lado,  el hecho de que haya medidas que se están convirtiendo en estructurales en función de una recaudación coyuntural derivada de la inflación. «Cuidado con esto», advirtió. Y por otro, recriminó a Sánchez remitirse constantemente en estos Presupuestosa inversiones que dependen de los fondos de resiliencia y que, por tanto, no se debaten en el Congreso. También reprochó al conjunto del Ejecutivo haber hecho promesas sobre proyectos para final de año de los que aún no se sabe nada.

Una semana para decidir

El día límite para que los grupos decidan si presentan o no enmienda de totalidad será el próximo viernes 21. Y la primera votación de los Presupuestostendrá lugar en el hemiciclo el 27 de octubre. Si el Ejecutivo cosecha entonces más votos a favor que en contra, el proyecto pasará a la Comisión de Presupuestos, que empezará a discutir los primeros cambios a partir de las enmiendas parciales presentadas. Para esto último la Cámara ha previsto un plazo hasta el viernes 28 de octubre. Estas se volverán a debatir la semana del 14 de noviembre y de superarse todas las votaciones, el proyecto volvería a la Cámara Baja entre el 21 y 24 de noviembre, día en el que se producirían las últimas votaciones para aprobar y enviar las nuevas cuentas al Senado y completar allí su tramitación.