El presidente andaluz, Juanma Moreno Bonilla, interviene este martes en el Foro Next Spain, organizado por Vocento. / efe

Patrimonio: ¿Cómo es el impuesto de la discordia?

En el año 2020, Hacienda recaudó más de 1.200 millones de euros y el número de declarantes rozó los 219.000

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El presidente andaluz, Juanma Moreno Bonilla, anunció ayer en Madrid que su Gobierno tomará este martes la decisión de suprimir el Impuesto del Patrimonio. Es una medida más dentro de un paquete de decisiones tributarias entre las que se encuentran también la deflactación de la tarifa del IRPF en sus tres primeros tramos o la suspensión temporal del canon del agua. Pero, ¿cuáles son las características del Impuesto del Patrimonio cuya aplicación dejará de regir en la comunidad andaluza, en línea con lo ya decidido por Madrid y que confronta con otras autonomías como la vasca y la catalana?

¿Qué es el Impuesto del Patrimonio?

Es un tributo directo que se paga anualmente y que grava el patrimonio neto de una persona física a 31 de diciembre de cada año.

¿Qué está sujeto al gravamen?

El conjunto de bienes y derechos de contenido económico del que sea titular el contribuyente, descontando las cargas o las deudas.

¿Desde cuándo se aplica este tributo?

El Impuesto sobre el Patrimonio nació en 1977, con la primera reforma tributaria de la democracia, pero se encuentra regulado por la Ley 19/1991. En 2008, a iniciativa de José Luis Rodrígez Zapatero, se estableció un 100% de bonificación y se eliminó la obligación formal de presentar la declaración de este impuesto. En el año 2011, también por decisión del presidente socialista y por efecto de la grave crisis financiera, se restableció el gravamen para los años 2011 y 2012 y, a continuación, con diversas normas, se prorrogó la obligación de presentar la declaración. En los Presupuestos Generales del Estado para 2021 se fijó una prórroga indefinida.

¿Quién está obligado a declarar?

A partir del año 2011, deben presentar la declaración todos los contribuyentes que cumplan al menos una de las siguientes características: cuando la base imponible sea superior a los 700.000 euros (descontados hasta 300.000 euros de la primera residencia, así como los bienes de interés cultural, que también están exentos); o cuando, si no se diera la anterior circunstancia, el valor de los bienes o derechos totales resulte superior a los dos millones de euros.

También están obligados a presentar la declaración de su patrimonio las personas físicas que no tengan su residencia habitual en España, pero que sean titulares de bienes o derechos en el país.

¿Cuánto ingresa la Agencia Tributaria con este impuesto?

De acuerdo con la última estadística del Ministerio de Hacienda publicada a principios de este mes y correspondiente a la declaración de 2020, por este impuesto las arcas públicas ingresaron más de 1.200 millones de euros, en torno al 0,5% de la recaudación. De media, por contribuyente, la aportación es de 6.348 euros.

¿Cuántas personas declaran por este impuesto?

Para el ejercicio 2020, el número de declarantes ascendió a los 218.991. Declararon un patrimonio medio de 3,5 millones de euros.

¿En cuántas comunidades autónomas no se paga este impuesto?

Hasta el momento, únicamente la Comunidad de Madrid bonificaba al 100% este tributo. De acuerdo con lo anunciado este lunes por el presidente de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla, Andalucía se convertirá en la segunda Comunidad Autónoma que dejará de aplicarlo. En la última declaración, Andalucía ingresó 93,3 millones de euros por este concepto.

¿Cuál es la comunidad que más ingresa con este tributo?

Cataluña recaudó más de 546 millones de euros en el ejercicio 2020. A continuación se colocó la Comunidad Valenciana, con más de 156. Andalucía fue la tercera región con mayor recaudación por este impuesto.

¿Por qué hay autonomías que pueden dejar de aplicar este impuesto?

La declaración del patrimonio sigue siendo obligatoria, aunque no se pague nada por él como consecuencia de la bonificación del 100% que puedan decidir los gobiernos autonómicos. La ley que regula este tributo determina también una función «censal» para su existencia.

¿Cuál es el tipo que se aplica en el Impuesto del Patrimonio?

La escala estatal oscila entre el 0,2% y el 3,5%. Este último tipo se aplicará para patrimonios superiores a los 10 millones de euros en el ejercicio 2021. Esta ha sido la última decisión del Gobierno central para este tributo: en los Presupuestos Generales del Estado para 2021 el tipo más alto se incrementó un punto, desde el 2,5%.

Las comunidades autónomas tienen potestad para establecer su propio mínimo exento, los tipos de gravamen, así como las deducciones y las bonificaciones en la cuota.