Las víctimas del terrorismo piden que no se blanquee a Bildu

Reprochan a Sánchez sus acuerdos con la izquierda abertzale porque «no todo vale» en aras de la «aritmética política» para gobernar.

RAMÓN GORRIARÁN / MADRID

La Asociación de Víctimas del Terrorismo ha reclamado hoy que «no se reconozca como actor político» ni se normalice su presencia en la vida parlamentaria a EH Bildu con la coartada de «la aritmética parlamentaria» para gobernar. La vicepresidenta de la organización, Ángeles Pedraza, ha participado en el Congreso en el homenaje a las víctimas del terrorismo para exigir a los representantes de las fuerzas políticas que «no cierren los ojos ni miren para otro lado» ante la presencia de los diputados de la izquierda abertzale y su participación en la vida democrática en pie de igualdad con el resto de grupos parlamentarios mientras no condenan y defienden que «los atentados terroristas tuvieron justificación en su momento».

La AVT había anunciado que no iba a participar en el homenaje porque el Gobierno de Pedro Sánchez ha traspasado todas «las líneas rojas» con sus acuerdos y conversaciones con EH Bildu. Los socialistas y Unidas Podemos pactaron la derogación de la reforma laboral a cambio de la abstención de los seis diputados de la izquierda abertzale en la quinta prórroga del estado de alarma y consideran que EH Bildu forma parte del bloque de la mayoría de la investidura que llevó a Sánchez a la Moncloa. Un tratamiento inaceptable para las víctimas del terrorismo, pero la AVT, que organizó un acto paralelo a las puertas del Congreso, decidió que su vicepresidenta participara en el acto institucional para que «se nos escuche».

Pedraza fue rotunda: «La aritmética parlamentaria no debería ser jamás coartada para encontrar atajos que permitan eludir las consecuencias que nuestro ordenamiento prevé como respuesta a los actos de quienes aterrorizaron nuestro país durante décadas». La representante de las víctimas se ha dirigido a un hemiciclo poco poblado por las restricciones de aforo por la pandemia y por las ausencias de los principales responsables políticos. El presidente del Gobierno y el jefe de la oposición no han acudido y han preferido participar en actos electorales de PSOE y PP en Galicia.

LA AVT fue la única organización de víctimas que asistió al homenaje en el Congreso, aunque fuera con una presencia restringida a su vicepresidenta. Ni Covite ni otros grupos estuvieron en la Cámara baja en el acto instaurado en 2010 por el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero para recordar que el 27 de junio de 1960 la niña Begoña Urroz fue asesinada en la estación de ferrocarril de Amara, en San Sebastián. Un atentado que durante años se atribuyó a ETA pero que fue obra de un grupúsculo denominado Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación de efímera existencia.

En el acto de hoy estuvieron cinco ministros, los de Asuntos Exteriores, Justicia, Defensa, Interior y Cultura, ninguno de ellos de Unidas Podemos, y los portavoces de la mayoría de los grupos parlamentarios, salvo la socialista Adriana Lastra, representada por el secretario general de la bancada, Rafael Simancas, ni los de las fuerzas independentistas catalanas. Tampoco acudieron los diputados de Vox. Participó, en cambio, el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, que junto al portavoz del PNV, Aitor Esteban, no han aplaudido la intervención de la vicepresidenta de la AVT.

El discurso beligerante de Pedraza contra la izquierda abertzale tuvo su preludio en la intervención de la presidenta de la AVT, Maite Araluce, a las puertas del Congreso, que ha advertido al presidente del Gobierno que «no todo vale para conseguir los acuerdos necesarios para gobernar». Una línea de pensamiento que ha compartido la portavoz del PP en el Congreso, presente en ese acto paralelo. «Compartimos y comprendemos el profundo malestar» de las víctimas, ha apuntado Cayetana Álvarez de Toledo.

Dentro, en el homenaje institucional, la presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, ha evitado polemizar sobre la presencia de EH Bildu y su participación en la vida parlamentaria sin haber condenado la violencia de ETA. Ha señalado que «la legitimidad» de los representantes políticos emana de «la elección popular» y por eso el Parlamento «representa a todas y todos los ciudadanos». Pero no ha ahondado en la polémica porque no era un día para debates, es una jornada, ha subrayado, para «unirse en recuerdo y homenaje a las víctimas del terrorismo».