La lucha contra el coronavirus

Las funerarias no podrán subir los precios durante la pandemia

01/04/2020

El Gobierno prohíbe «la especulación aberrante» que había en algunas empresas con una medida que tendrá carácter retroactivo al 14 de marzo.

De cualquier situación, por dramática que sea, hay alguien que intenta sacar beneficio. Así lo explicó el ministro de Consumo, Alberto Garzón, al anunciar que el Gobierno ha prohibido a las funerarias que suban los precios de sus servicios aprovechando que en este momento están muriendo más personas de lo normal a causa de la pandemia del coronavirus en España.

La norma exige a estas empresas mantener los precios que tenían vigentes el 14 de abril -cuando se decretó el estado de alarma- para evitar «movimientos especulativos aberrantes» en un momento tan sensible, aseguró Garzón. Según la Asociación Española de Funerarias, el precio medio de un servicio de este tipo sale por 3.500 euros de media. Un coste que se está incrementando «hasta en 2.000 euros» en estos días en ciertas empresas a causa del coronavirus, indicó el ministro.

La medida tendrá carácter retroactivo al 14 de marzo, por lo que aquellas familias que hayan pagado un importe superior estos días tendrán derecho a la devolución de ese sobreprecio, asegura Consumo. Los usuarios tendrán seis meses para reclamar este reembolso. Además, la medida establece que las funerarias deberán facilitar a la familia antes de la contratación del servicio un presupuesto desglosado con cada concepto y los precios vigentes antes del 14 de marzo, «incluso aunque haya que realizar actuaciones específicas como consecuencia de los fallecimientos producidos por causa de la COVID-19», informa el Ministerio de Consumo.

Por otro lado, Garzón señaló que desde su ministerio están «atentos» de si en otros ámbitos del consumo se están produciendo un incremento en los precios para atajar la situación. En cuanto a la subida de precios de geles y mascarillas, el ministro explicó que están «monitorizando con las comunidades autónomas» y analizando los datos para ver si se puede actuar. «La subida de precios de estos productos no es razonable porque una empresa decida que es el momento de aumentar sus beneficios y no porque se incluya una innovación tecnológica», expresó el ministro.