La rocambolesca negociación de Murcia con Vox complica los pactos autonómicos

La rocambolesca negociación de la fracasada investidura de Murcia entre el PP, Ciudadanos y Vox, que vetó a Fernando López Miras por las reticencias de la formación naranja a admitir un pacto con el partido de Santiago Abascal, complica otros acuerdos, especialmente el de la Comunidad de Madrid.

EFE / MADRID

El cruce de reproches entre los tres partidos por el resultado negativo de la investidura del presidente de Murcia ha continuado hoy e incluso ha subido de tono, y mientras el partido de extrema derecha ha pedido "respeto" y "palabra" a Ciudadanos, la portavoz parlamentaria de este partido, Inés Arrimadas, les ha recriminados su "sabotaje" y el PP ha puesto de relieve la "inmadurez política" de ambas formaciones.

Entretanto, se han conocido más detalles de las conversaciones a tres previas al debate en el Parlamento de Murcia -que se prolongaron durante cinco horas y que el diputado de Cs Juan Carlos Girauta minimizó hasta el punto de considerarlas un mero "café"- y de los contactos que paralelamente mantuvieron en Madrid los líderes del PP, Pablo Casado, y Vox, Santiago Abascal.

Los dos trataron de salvar la investidura de López Miras en el último minuto, y el PP ofreció a Vox in extremis un decálogo de diez puntos que, sin embargo, no prosperó porque el dirigente de la formación de extrema derecha exigió que Ciudadanos hiciera también explícito su apoyo, lo que no ocurrió.

La guerra de declaraciones opuestas, las filtraciones desde el partido ultraconservador de un "Acuerdo Programático de Gobierno" para Murcia avalado por los tres partidos que la Ejecutiva Nacional de Cs habría vetado y las muestras de desconfianza tienen como telón de fondo el próximo día 10, cuando la Asamblea de Madrid celebrará su debate de investidura.

La candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, depende de los votos de Cs y Vox, pero con una importante diferencia respecto al caso murciano, ya que necesita del respaldo explícito del partido de Abascal porque si se abstiene el bloque de izquierdas conformado por PSOE, Unidas Podemos y Más Madrid sí sumaría una alternativa para elegir a Ángel Gabilondo presidente de la Comunidad Autónoma.

En Murcia bastaba con la abstención de Vox para que el candidato del PP fuera investido presidente y aun así su voto fue negativo; al no haber opción alternativa todavía queda abierta la puerta a otra intentona que podría ser exitosa para el PP antes de repetir las elecciones en la Región.

Así las cosas, el presidente de Vox, Santiago Abascal, ha admitido que ahora ve más difícil llegar a acuerdos con Cs y PP por el "cordón sanitario francés" de la formación de Albert Rivera y los "embustes" del Partido Popular; "Basta de mentiras y de burdos intentos de división", ha clamado en Twitter.

Muy duro también, el secretario general del partido, Javier Ortega Smith, ha arremetido contra Girauta por haber dicho que los negociadores de Cs en Murcia solo se tomaban "un café" con ellos: "Eso es un desprecio a los negociadores. Se han debido pensar que los de Vox nos chupamos el dedo".

Pensando en Madrid, la portavoz de Vox en la Asamblea, Rocío Monasterio, ha asegurado que siguen "con la mano tendida" para llegar a un acuerdo con PP y Cs para que "las políticas de la izquierda no entren en la Comunidad de Madrid".

En Madrid "estamos ahora tomando un café y no negociando, ayer estábamos negociando y no tomando un café", ha sentenciado.

La portavoz de Cs en el Congreso, Inés Arrimadas, ha confirmado los contactos que la dirección de su partido mantuvo ayer con el partido de extrema derecha tras fracasar la investidura en Murcia, pero ha negado que se hubiera llegado a un acuerdo para gobernar la Región con el PP y la formación de Abascal.

"Nosotros hemos hecho nuestro trabajo con un acuerdo bueno con el PP. Que diga Vox si va a regalarle el Gobierno de Murcia a PSOE y Podemos", ha recalcado antes de emplazar a la formación de Abascal a que "se deje de pataletas y bloqueos".

El PP, tercer protagonista del insólito episodio de Murcia, ha lamentado el "espectáculo" ofrecido por Vox y Ciudadanos debido a su "inmadurez política" y ha alertado de que repetir las elecciones en Murcia, como en Madrid, sería una "burla" para los ciudadanos.

Muy sorprendido, el vicesecretario de Organización, Javier Maroto, se ha preguntado "cómo es posible que Ciudadanos esté negociando durante cinco horas y sus jefes digan que están tomando un café y lo dinamiten todo".