Nacional

La jaula de oro de Urdangarin

19/06/2018

Dispondrá de una celda de unos 12 metros y otros 25 metros de patio cuando ocupe un pabellón en el que no hay más reclusos.

Iñaki Urdangarin no es un preso cualquiera por mucho que su suegro, el rey emérito, afirmase en aquel discurso de Navidad que la justicia es igual para todos. Pero, ¿realmente es así? El marido de la Infanta Cristina ha quedado aislado en el mismo pabellón, con apenas cinco celdas para hombres, en el que cumplió condena el exdirector de la Guardia Civil Luis Roldán con todas las comodidades y privilegios posibles para un condenado con influencia, según fuentes de instituciones penitenciarias y que recogen varios medios de comunicación.

Con televisión y ducha, pero sin piscina

El exduque de Palma será el primer penado que ocupe estas instalaciones desde Luis Roldán, aunque puntualmente se usó en el pasado para confidentes o reclusos calificados como testigos protegidos. Dispondrá de una celda de entre 12 y 15 metros y otros 25 metros de patio en un pabellón en el que no hay más reclusos.

Su celda dispone de cama, mesa, ducha propia y también puede solicitar televisión; en el pabellón dispone de sala de estar con televisión y también de otras duchas. Recientemente se llevaron a cabo obras para mejorar la calefacción y aislamientos.

A las afueras de Ávila, cerca de Madrid

Esta cárcel fue construida en 1989 y cuenta con una superficie de 43.540 metros cuadrados y 162 celdas, con otras 18 más complementarias. A unos diez kilómetros de Ávila, está bastante aislada de núcleos urbanos aunque no excesivamente alejada de Madrid y su aeropuerto con vuelos que conectan con Ginebra. Al ser construida antes de los centros penitenciarios considerados tipo, Brieva no dispone de piscina ni de otras comodidades propias de las cárceles más modernas como la de Estremera (Madrid) o Archidona (Málaga).

Otros ilustres que ocuparon sus celdas

Desde que la cárcel fuese inaugurada en 1989, Interior ha utilizado el módulo de hombres para recluir a presos con alto riesgo de sufrir agresiones. Además de Roldán, por sus celdas han pasado arrepentidos de operaciones contra el narcotráfico que en su día dirigió el exjuez Baltasar Garzón y un condenado por colaborar con ETA, el ertzaina Mikel Sueskun. En la actualidad, en la cárcel cumple condena la exmiembro del comando Barcelona Dolores López Resino.

La jaula de oro de Urdangarin
Ver la tele, leer, pasear o estudiar...

El módulo de hombres de la cárcel de Brieva cuenta únicamente con cinco celdas, todas vacías, y además de una sala de televisión, tiene un cuarto que hace las funciones de gimnasio, aunque hasta el lunes no contaba con equipamiento deportivo. También tiene un patio de aproximadamente 25 metros de largo por siete de ancho al que solo accederá él. En ningún momento Urdangarin compartirá espacios con las 99 presas actualmente recluidas en esta prisión de mujeres. Las tres comidas diarias (el lunes le sirvieron al mediodía judías pintas, pescado y un yogur), los libros que pida a la biblioteca o los productos que adquiera en el economato se los llevarán al módulo. Tampoco podrá acudir a la misa que se celebra los domingos en el centro.

La soledad, el mayor castigo

Su jornada empezará a las 8.30 de la mañana y hasta que vuelva a ser recluido en su celda a las 21.00, sus actividades se limitarán a las tres comidas, pasear, ver la televisión, leer y, si lo pide, iniciar estudios a distancia. Sin otros presos en el módulo, sus actividades deportivas se limitarán a jugar al frontón en el patio solo.