La cuarta parte de España se queda en fase 2 y no completará la desescalada

Madrid, el área metropolitana de Barcelona, Lleida, dos comarcas catalanas y cuatro provincias castellano leonesas no han pasado hoy al último escalón. Galicia será la primera comunidad en llegar el lunes a la nueva normalidad.

MELCHOR SÁIZ-PARDO / MADRID

Algo más de 12 millones de españoles -exactamente el 25,5% de la población del país- se han quedado varados en la fase 2 del denominado ‘plan de transición al nueva normalidad’. La Comunidad de Madrid al completo, el área metropolitana de Barcelona, la provincia de Lleida, las comarcas catalanas del Garraf y Alt Penedés y las provincias castellano leonesas de Salamanca, Ávila, Segovia y Soria no han progresado hoy de escalón, según ha informado Sanidad.

Estos territorios no han suspendido este viernes el examen. Directamente han rechazado por prudencia y el miedo a posibles rebrotes presentarse al escrutinio semanal de Sanidad de este viernes, por lo que nunca pisarán la fase 3. O lo que es lo mismo no completarán el programa de desescalada porque el siguiente examen sería para progresar de escalón el lunes 22 de junio, pero la última prórroga del estado de alarma expira a las 00.00 del día 21, momento en el que el que acabarán las restricciones de movilidad en todo el territorio nacional y, de facto, el plan de desescalada desaparecerá. No obstante, la Comunidad de Madrid aprobó que el viernes de la semana que vienen sí que pedirá ese paso al último estadío de la desescalada, aunque se aprobado no tendrá más que un efecto simbólico.

Los territorios que sí han obtenido hoy el visto bueno del departamento que dirige Salvador Illa para entrar en esa fase 3 son todos los que lo han solicitado. A saber, el resto de las provincias de Castilla y León (Burgos, León, Palencia, Valladolid y Zamora), la totalidad de la Comunidad Valenciana, las provincias castellano-manchegas de Toledo, Albacete y Ciudad Real, las regiones sanitarias de Catalunya Central y Girona y la ciudad autónoma de Ceuta. En total, son unos 10 millones de personas las que hoy han llegado al umbral de la nueva normalidad.

Problemas previos

Todas las zonas que hoy han obtenido el aprobado habían tenido algún tipo de problema o particularidad. Las cinco provincias castellano-leonesas han conseguido pasar a pesar de haber estado solo siete días en fase 2, ya que el Ejecutivo regional decidió ralentizar la desescalada en la práctica totalidad de regiones por los altos índices de contagios. De hecho, el Ejecutivo del popular Alfonso Fernández Mañueco ha no pedir hoy el paso de las cuatro provincias más influenciadas por la ‘mancha contagiosa’ de la Comunidad de Madrid.

El caso es muy similar en la otra Castilla. Toledo, Albacete y Ciudad Real no han podido (ni han pedido acceder hasta hoy a la fase 3 en el que se encuentra desde hace una semana el resto de la comunidad por los índices todavía altos de infecciones de estos territorios bajo la ‘influencia’ de Madrid.

En el retraso del paso a la fase 3 de las regiones sanitarias de Catalunya Central y Girona, conseguido finalmente este viernes, ha pesado su cercanía a la otra gran metrópoli española, Barcelona y su cinturón.

Por su parte, la Comunidad Valenciana pidió en su momento retrasar su pasó al último estadío por algunos repuntes propios, como ocurrió con Ceuta, donde una fiestas de cumpleaños hizo estallar un rebrote en una ciudad que se habían mantenido bastante al margen de la pandemia hasta entonces.

25 millones

El resto de España, unos 25 millones de personas, se encuentran desde el pasado 8 de junio en la fase 3. Se trata de la totalidad de doce comunidades: Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Extremadura, Galicia, Navarra, País Vasco, Andalucía, Murcia y La Rioja, además de Melilla. También pasaron al peldaño anterior a la absoluta libertad Cuenca y Guadalajara en Castilla-La Mancha; y en Cataluña las áreas del Camp de Tarragona, Terres de l’Ebre y Alt Pirineu.

Todas estas comunidades, desde su paso a la fase 3, pueden decidir en cualquier momento, sin esperar a que el estado de alarma expire el 21 de junio, poner fin a la desescalada y entrar en la ‘nueva normalidad’. Además, todas estas autonomías, con la gobernanza plena recuperada en este último estadío, pueden dar luz verde a los traslados entre comunidades que se encuentren en la fase 3.

Sin embargo, ninguno de estos territorios ha querido avanzar más durante la última semana. Las comunidades de las cornisa cantábrica, que estudiaron la posibilidad incluso de un corredor seguro desde Galicia hasta Navarra, han frenado sus ansias aperturistas tras los brotes registrados en los hospitales vascos de Basurto y Txagorritxu, que ya han causado tres muertes y 36 contagios.

Por el momento, Galicia es la única comunidad que ha anunciado su voluntad de adelantar el fin del estado de alarma al próximo lunes, dado que sus tasas de contagio están muy por debajo del resto del país.