JxCat y ERC ultiman fórmula para que investidura sea antes de dos semanas

20/02/2018

JxCat y ERC están ultimando una fórmula para que la investidura tenga lugar antes de dos semanas y que pasaría por celebrar un acto previo de reconocimiento al expresident Carles Puigdemont en Bruselas, ya que Esquerra se mantiene en que la investidura en el Parlament debe ser «efectiva» con otro candidato.

Según fuentes próximas a la negociación consultadas por Efe, en los últimos días los contactos entre JxCat y ERC han permitido avanzar, y una vez sustanciadas las declaraciones judiciales en el Supremo de la secretaria general de Esquerra, Marta Rovira, y de la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, se han vuelto a intensificar las negociaciones.

En este contexto, posterior a la tensión vivida la pasada semana, JxCat ha preferido evitar un nuevo conflicto con ERC y ha aceptado a regañadientes que la Mesa presidida por Roger Torrent aplace la admisión a trámite de su reforma de la Ley de Presidencia para pedir un informe a los letrados para aclarar las dudas legales.

Esta modificación planteada por JxCat está pensada para tener la posibilidad de una eventual investidura de Puigdemont, pero la tramitación podría ser larga, con el 155 en vigor y las consiguientes consecuencias no deseadas por los soberanistas.

Inicio de los plazos.

Además, los plazos para la investidura podría empezar a correr si el TC estima el recurso de amparo que ha anunciado este martes el líder del PSC, Miquel Iceta, para proteger los derechos de sus diputados y desbloquear el proceso de investidura.

Con este posible condicionante en el calendario, desde ERC se tiene el convencimiento de que los progresos producidos en las últimas reuniones comportarán que la investidura no se retrase por mucho más tiempo y confían en que, como máximo, antes de dos semanas se pueda celebrar el pleno del Parlament de investidura.

Fuentes de JxCat también apuntan que podría ser cuestión de días siempre que Esquerra no recule, después de que Torrent aplazara la investidura de Puigdemont y también este martes la ley de Presidencia.

Los republicanos insisten en que quieren un "acuerdo global" y no aceptan soluciones a medias que sean inviables para tener un presidente y un Govern "efectivos" en Cataluña, recuperar el control del resto de instituciones catalanas y dejar sin efecto el 155.

Sin que exista todavía un acuerdo sobre la fórmula que permita desbloquear la investidura, sí que hay avances muy significativos, como por ejemplo en la necesidad de llevar a cabo un acto de reconocimiento o investidura simbólica de Puigdemont en Bruselas como "presidente legítimo", en el que podría anunciar que está dispuesto a dar "un paso al lado" y nombrar sucesor.

Acto de reconocimiento en Bruselas.

El partido nacionalista flamenco NV-A ha reservado una sala en el Parlamento federal belga el próximo 27 de febrero para un coloquio en el que está anunciada la participación de Puigdemont, pero desde JxCat no han confirmado que sirva para ese acto de reconocimiento.

Este acto, han indicado las mismas fuentes, iría precedido de un pleno del Parlament en el que sería aprobada por mayoría absoluta (JxCat, ERC y CUP) una declaración, presentada en formato de "propuesta de resolución", en la que se llevaría a cabo un reconocimiento de la legitimidad de Puigdemont y de los demás miembros del anterior gobierno.

Con posterioridad a ese acto, el Parlament podría celebrar el pleno de investidura de un candidato propuesto por JxCat que asuma la responsabilidad de presidir el Govern "efectivo".

No hay ahora mismo un nombre ya decidido encima de la mesa, según coinciden en señalar fuentes de la negociación, y aunque en las últimas horas ha vuelto barajarse el nombre del 'número dos' de JxCat y exlíder de la ANC, Jordi Sànchez, pero el hecho de que permanezca en situación de prisión puede imposibilitar la investidura efectiva que reclama ERC.

Con procesos judiciales abiertos, o no.

En todo caso, la decisión de dar "el paso al lado" está en manos de Puigdemont y deberá meditar si le conviene apostar por nombres con procesos judiciales abiertos, como Jordi Sànchez o Jordi Turull -este último sí está en libertad y facilitaría la investidura-, o por diputados no investigados, como es el caso de Elsa Artadi.

En paralelo a las negociaciones sobre la investidura, las tres formaciones independentistas mantienen conversaciones sobre cómo afrontar los procedimientos judiciales abiertos y pretenden que a partir de ahora haya "coordinación" en las defensas.

Justo el día en el que se ha conocido que la exdiputada de la CUP Anna Gabriel ha decidido quedarse en Suiza y no acudirá mañana al Supremo, donde sí han declarado hoy el expresidente catalán Artur Mas y la expresidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia, Neus Lloveras, que han quedado en libertad.

Por su parte, Ciudadanos ha avisado de que en los próximos días presentará un recurso de amparo ante el TC en el caso de que Torrent "siga paralizando" su pleno de "desbloqueo".

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ha urgido a Torrent a que ponga fecha a su pleno, como también lo ha hecho el jefe de filas de los Comunes, Xavier Domènech, respecto a su propuesta de sesión plenaria, orientada también a "salir del desbloqueo".

Fuentes parlamentarias han considerado que este pleno no puede retrasarse mucho y que podría celebrarse a finales de la semana que viene, y serviría para incluir diversas iniciativas.