Borrar
Homenaje a Dato en el Panteón de Hombres Ilustres con la presidenta del Congreso, en el centro. E. P.
Homenaje a Eduardo Dato en el Panteón de Hombres Ilustres

Homenaje a Eduardo Dato en el Panteón de Hombres Ilustres

Este mes se han cumplido cien años del asesinato de quien fuera presidente del Gobierno, del Congreso y alcalde de Madrid

colpisa

Martes, 16 de marzo 2021, 11:57

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Panteón de Hombres Ilustres que acoge el sepulcro de Eduardo Dato (La Coruña, 1856–Madrid, 1921) y que administra Patrimonio Nacional ha sido hoy escenario de un homenaje al tres veces presidente del Gobierno desde 1913 con motivo del centenario de su asesinato, tras ser víctima de un atentado en la madrileña Plaza de la Independencia de camino a su domicilio cuando regresaba del Senado, en aquel entonces.

El homenaje, organizado a propuesta del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, del que Eduardo Dato fue decano, ha contado con la participación de una veintena de familiares del que fuera presidente del Gobierno, presidente del Congreso y alcalde de Madrid a lo largo de una dilatada carrera política que le llevó a figurar por primera vez en las Cortes a los 27 años, en 1884.

Lugar de consenso

El acto, que ha tenido lugar junto al sepulcro de Dato, obra artística de Benlliure, ha comenzado con la bienvenida de la presidenta de Patrimonio Nacional, Llanos Castellanos, quien ha afirmado que «no nos debe resultar gratuito que este homenaje se realice en este panteón. No solo porque Eduardo Dato fue el último de los brillantes españoles que encontró sepultura aquí en 1928, sino por el propio panteón y lo que representa, porque nos plantea, todavía hoy en 2021, un desafío que presidió la vida de los políticos demócratas y constitucionalistas del siglo XIX y XX, y que sigue siendo una constante en nuestro país».

«La historia del panteón es la historia de un siglo convulso, lleno de confrontaciones, lleno de enfrentamientos, de puntos de desencuentro y la propia existencia del panteón daba cuenta de un empeño, de una ilusión, que era lograr un lugar de consenso sobre la historia y sobre la propia identidad nacional del pueblo español«, ha continuado la presidenta de Patrimonio Nacional.

«Ojalá sirva este homenaje a Eduardo Dato para conjurarnos por hacer realidad su aspiración de convertir este país en un espacio cultivado, de discusión, sobre todo de libertad, de encuentro y de democracia. Y ojalá sirva también para reivindicar este espacio como un lugar simbólico para el reconocimiento de todos aquellos que lucharon por el bienestar, y por la libertad y los derechos en este país«, ha concluido Castellanos.

El sepulcro del abogado y figura destacada del Partido Conservador fue realizado por el escultor Mariano Benlliure en 1928



Tras las palabras de la presidenta de Patrimonio Nacional, han intervenido, por este orden, el decano del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, José María Alonso, el secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida; y la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, que ha sido la encargada de cerrar el turno de intervenciones en homenaje al político gallego.

A continuación, José María Alonso, acompañado de María Espinosa de los Monteros Sanz Tovar Dato, duquesa de Dato, han depositado una corona de flores en el monumento al que fuera figura destacada del Partido Conservador que hay en el Panteón de Hombres Ilustres.

Historia de un monumento

El Panteón de Hombres Ilustres, ubicado en el solar de la antigua basílica de Nuestra Señora de Atocha, fue impulsado por la Real Casa y Patrimonio en 1890 por deseo de la Reina Regente Doña María Cristina de Habsburgo. Dos años más tarde, en 1892, comenzó la construcción del monumento, que finalizaría en 1899, basándose en el proyecto de Fernando Arbós, con un estilo característico que recuerda al arte bizantino.

En él encontramos el sepulcro de Eduardo Dato realizado por Mariano Benlliure en 1928. Situado sobre un alto basamento, está compuesto por una estatua en mármol blanco del político asesinado envuelto en un sudario con las manos sobre el pecho.

El monumento también acoge los mausoleos de grandes personalidades de la época como Sagasta, Cánovas del Castillo, Ríos Rosas, Canalejas o Gutiérrez de la Concha. Estos sepulcros constituyen importantes conjuntos escultóricos de finales del siglo XIX y principios del XX, entre los que destacan los realizados por Mariano Benlliure, Pedro Estany y Agustín Querol.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios