Valla de Melilla. / AFP

Heridos trece guardias civiles al impedir el paso de 500 inmigrantes en Melilla

Los subsaharianos intentaron sin éxito saltar en vallado en dos ocasiones durante la madrugada

E. P. Melilla

La Guardia Civil evitó este miércoles la entrada de 500 subsaharianos en Melilla, operación que se saldó con trece agentes heridos. Los inmigrantes intentaron entrar en la ciudad automona dividido en dos grupos de 400 y 100, respectivamente, para lo que emplearon «una violencia extrema» con de la utilización de palos, garfios y piedras.

Los agentes españoles, apoyados por las fuerzas de seguridad de Marruecos al otro lado de la valla, consiguieron que ningún migrante pasara a la ciudad autónoma. Según la Delegación del Gobierno, los incidentes comenzaaron pasados unos minutos de las 4:00 horas, cuando se produjo un intento de entrada de unos 400 subsaharianos por las inmediaciones del Barrio Chino. De inmediato se puso en marcha un dispositivo de la Guardia Civil, incluyendo el helicóptero, y se requirió la colaboración de la Policía Nacional y de la Policía Local.

Sobre las 6:30 horas otro grupo de unos 100 inmigrantes, que rebasaron a las fuerzas de seguridad marroquíes, llegaron hasta el vallado, «acometiendo el intento de entrada mediante el escalo, siendo contenidos por la Guardia Civil», precisaron las mismas fuentes.

La coordinación y acción conjunta de las fuerzas de seguridad de Marruecos y la Guardia Civil, según el portavoz gubernamental, «ha neutralizado la totalidad del salto, impidiendo que se produjera el acceso a territorio nacional de ninguno de ellos». Sin embargo, explicaron en la Delegación del Gobierno, «fruto de la violencia extrema empleada por los subsaharianos, que han utilizado palos, garfios y piedras, trece agentes de la Guardia Civil han resultado heridos». Algunos de los heridos tuvieron que ser asistidos en urgencias, pero las lesiones fueron de carácter leve.

También a nado

Por su parte, en Ceuta, las fuerzas de seguridad del Reino de Marruecos evitaron también durante la madrugada un intento de entrada irregular a nado en territorio español. En esta ocasión, se trató de 25 personas que se arrojaron al mar desde la parte del litoral del país vecino más cercana al espigón marítimo fronterizo del Tarajal.

Según la Comandancia local de la Guardia Civil, cuyos efectivos no llegaron a intervenir para repeler a los indocumentados, el suceso se produjo alrededor de la una de la madrugada. Todos los nadadores fueron recogidos por tres embarcaciones de patrullaje y salvamento marroquíes, que durante los últimos días ha reforzado los dispositivos de vigilancia del perímetro que separa su territorio de la ciudad autónoma, sobre todo en los espigones marítimos donde termina en aguas del estrecho de Gibraltar y de la bahía sur de Ceuta, sus puntos más permeables.