El rey emérito, en una regata en Sanxenxo, durante la visita que hizo a tierras gallegas a finales de mayo pasado desde su exilio en Abu Dhabi. / Lavandeira JR. / efe

El rey emérito paga a Hacienda por los regalos de unas cacerías

Don Juan Carlos alcanza un acuerdo con la Agencia Tributaria por los obsequios que recibió en unas monterías después de abdicar

R. C.

Juan Carlos de Borbón y la Agencia Tributaria han alcanzado un acuerdo para que el anterior jefe del Estado abone la cantidad reclamada por Hacienda por los regalos que recibió en unas cacerías entre 2014 y 2018. Los hechos por los que ahora tendrá que tributar ocurrieron después de abdicar en junio de 2014 y no estaban cubiertos por la condición de inviolabilidad legal que conllevaba su cargo oficial.

El emérito, que mantiene su exilio en Abu Dhabi -donde tiene fijada su residencia desde mayo de 2020-, aceptó finalmente la propuesta de sanción planteada tras varios meses de tramitación, según adelanta 'El Mundo'. Lo ha hecho para cerrar una investigación en la que también se llegó a solicitar información sobre quién o quiénes habían abonado los viajes necesarios para estas actividades cinegéticas.

El Departamento de Inspección Financiera y Tributaria de Hacienda reclamó a don Juan Carlos informaciones sobre esos pagos a lo largo de 2021 y también durante el primer semestre de este año. Los asesores del rey emérito fueron contestando regularmente a todas las peticiones sobre esos obsequios por parte de los inspectores, cuya cuantía conjunta no superaba los 120.000 euros anuales.

Precisamente ese es el límite económico a partir del cual una falta administrativa en materia fiscal se considera delito contra la Hacienda Pública. Por ese motivo estos hechos no han acabado finalmente en manos de la Fiscalía, que en el pasado ya llegó a abrir otras investigaciones sobre el monarca.