El viento desploma un andamio de un edificio de doce pisos en Barakaldo

Unas 64 familias tuvieron que ser desalojadas de sus viviendas este martes por la tarde tras desplomarse parte del andamiaje que cubría la fachada de un inmueble de Barakaldo (Bizkaia) como consecuencia del fuerte viento registrado. Este suceso fue el más destacado de las múltiples incidencias causadas a lo largo del día en el País Vasco, especialmente en Bizkaia y Gipuzkoa, por el fuerte viento, con rachas que llegaron a los 167 kilómetros por hora.

CANARIAS7 / EFE / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Sobre las 16.20 horas se vino abajo una amplia sección de un andamio de grandes proporciones instalado en la fachada de un rascacielos de varios portales situado en Barakaldo. Gran cantidad de tubos y tablas de madera se extendieron por la acerca y la calzada de dos calles adyacentes al edificio, pero ninguna persona resultó alcanzada por la caída del andamio, explicaron fuentes de los servicios de emergencias.

Otro edifico de viviendas de cinco alturas, situado en sus proximidades, se libró por poco de resultar afectado por el desplome de la estructura de mecanotubo. Los bomberos de Bizkaia evacuaron una parte del edificio en el que se encontraba instalado el andamio, así como el inmueble de enfrente, se cortaron las dos carreteras afectadas por el derrumbe y se acordonó la zona ante el riesgo de que se caiga el resto de la estructura.

Según informan fuentes municipales, en total fueron desalojadas 64 familias residentes en el edificio del andamio y en el de enfrente El Ayuntamiento de Barakaldo, que ha activado el Plan de Emergencias, ofreció a las personas afectadas por el desalojo que no puedan ir con algún familiar las instalaciones de una casa de cultura como alojamiento temporal.

Además de este suceso, cinco personas resultaron heridas leves en San Sebastián por caídas causadas por el viento, y un muro de un colegio se desplomó en la localidad vizcaína de Durango. La mayor parte de las incidencias registradas en el País Vasco fueron caída de árboles, que en algunos casos se desplomaron sobre carreteras secundarias, lo que obligó a intervenir a los servicios de emergencias.