El Gobierno presume de «normalidad» y arremete contra el PP por su «bloqueo»

17/01/2020

El Gobierno de Pedro Sánchez ha celebrado su segundo Consejo de Ministros este viernes presumiendo de «normalidad» dentro de la coalición entre socialistas y Podemos y con un mensaje centrado en sus reproches al PP por su actitud de "bloqueo" y en la necesidad de desjudicializar la política.

"Ya no hablaremos nunca de ministros de Podemos y socialistas, somos un Gobierno de coalición y cada uno responde de su cartera", ha dicho la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en su estreno como portavoz del Gobierno tras el Consejo, en una comparecencia en la que ha estado acompañada de las titulares de Educación, Isabel Celaá, e Igualdad, Irene Montero.

Una primera comparecencia de miembros del Ejecutivo -tras el primer Consejo salió el presidente, Pedro Sánchez-, en la que ha habido representación de los dos partidos, pero María Jesús Montero aseguraba que esa no tiene por qué ser la tónica habitual y los titulares de las distintas carteras saldrán en función de lo que se apruebe, sin necesidad de cuotas.

Ilusión, responsabilidad y normalidad son los adjetivos que tanto la portavoz como la titular de Igualdad y dirigente de Podemos han utilizado para definir la situación del nuevo Gobierno, el primero de coalición de la democracia.

El pin parental de Vox

Y si Irene Montero comparecía este viernes, han explicado, ha sido para explicar su próxima comparecencia en la Comisión sobre violencia de género para argumentar la posición del Ejecutivo en contra del "pin parental" que quiere poner en marcha el Gobierno de Murcia, por el que el Gobierno ya ha enviado un requerimiento para que retire esta iniciativa. Del requerimiento se ha encargado de informar Celaá.

María Jesús Montero insistía ya desde el inicio de la comparecencia en el "equipo" que conforman los miembros de este Gobierno histórico, personas "capaces" comprometidas con esta nueva etapa.

Por su parte, la primera ministra de Podemos que comparece tras un Consejo, Irene Montero, insistía en que los miembros del Gobierno de su partido asumían el nuevo rol con "alegría, ilusión y responsabilidad", en su caso con "doble ración" por estrenarse en el Ejecutivo.

Desjudicializar la política

Al entrar en materia, la portavoz del Ejecutivo ha repetido a lo largo de la comparecencia dos mensajes: la crítica al Partido Popular por el "bloqueo" en la renovación de las instituciones y la necesidad de desjudicializar la política.

"La política no se puede esconder detrás de las togas, complica toda la resolución de conflictos", ha dicho Montero, quien no obstante ha negado que el Ejecutivo esté dejando pasar el tiempo para que se agoten los plazos legales y no pueda recurrir las polémicas resoluciones del Parlament sobre el derecho de autodeterminación y la reprobación del rey.

Ha señalado, en este sentido, que lo que está haciendo el Gobierno es "completar el expediente" para tomar una decisión al respecto.

Y, por otro lado, ha explicado que si el Gobierno se ha dado mucha más prisa en enviar el requerimiento a Murcia por el "pin parental", es porque en ese caso se incumplen varias leyes, entre las que ha citado la de Educación y la de Violencia de Género así como varios convenios internacionales.

Son, ha insistido, "elementos distintos" -los posibles recursos contra el Parlament y el del "pin parental"- y la obligación del Gobierno es siempre la de "poner los medios para restablecer la legalidad vigente" como ha hecho en otras ocasiones, ha recordado, con resoluciones de la Cámara catalana.

Además ha señalado que, cuando el Gobierno defiende que no se judicialice la política, se refiere a que no hay que llevar a los tribunales pronunciamientos que "no tienen efectos sobre terceros" porque se ha demostrado que así se complica de forma importante el trabajo de los propios tribunales.

Cumplimiento de leyes

Y ha asegurado que el Gobierno "siempre velará" por el cumplimiento de las leyes, pero también por que los conflictos políticos se resuelvan en el plano político.

El nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general, las fricciones en el Consejo General del Poder Judicial por esta cuestión y la necesaria renovación de este órgano que lleva en funciones desde diciembre de 2018 ha copado buena parte de esta comparecencia en la que María Jesús Montero ha criticado duramente al PP por su actitud de "bloqueo".

Ha lamentado así que el partido de Pablo Casado diga "sin ningún pudor" que va a ejercer su mayoría para bloquear la renovación del CGPJ y de otros organismos como el TC o el Defensor del Pueblo y ha hecho un "llamamiento a la responsabilidad" de los populares, al que el Ejecutivo sigue "tendiendo la mano para alcanzar acuerdos de Estado".

Renovación de órganos

Y ha insistido en que "es evidente" que "ningún partido puede intentar" primero el bloqueo del Gobierno y después el de la renovación de órganos "tan importantes para el funcionamiento de la democracia".

Por eso, ha pedido a los populares y al resto de la oposición que se avengan a negociar si lo que quieren es velar por el prestigio y el buen funcionamiento de la justicia.

Y sobre las palabras del vicepresidente segundo Pablo Iglesias al señalar que los tribunales europeos habían "humillado" a los españoles en lo referente al "procés", que han molestado al poder judicial, María Jesús Montero ha quitado hierro al asunto.

Ha enmarcado las palabras de Iglesias en la "libertad de expresión y crítica" y ha vuelto a insistir en su llamamiento al PP para desbloquear la renovación de los órganos judiciales.