Lanzamiento de objetos contra los Mossos d'Escuadra en Barcelona. / AFP

El ingreso en prisión de Hasel deriva en graves disturbios en Cataluña

«Esto es algo que yo no recuerdo», asegura un portavoz de los Mossos al describir la violencia empleada en el asalto a la comisaría de Vic

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

«Si esto es lo último que escribo antes de ser encarcelado, tocará organizarse contra la tiranía». El llamamiento que Pablo Hasel hacía en las redes sociales horas antes de ser detenido, cuando aún se encontraba atrincherado junto a medio centenar de seguidores en el rectorado de la Universidad de Lleida, cayó en terreno abonado. Las algaradas callejeras se saldarón con 14 detenidos: dos en Barcelona, cuatro en Vic y ocho en Lleida. Las protestas también han dejado un total de 33 heridos.

En todas las capitales catalanas, y en las ciudades más pobladas de la región, las concentraciones que se habían organizado en apoyo al rapero illerdense de 32 años, que acababa de ingresar este martes en prisión, han derivado en graves incidentes, con cargas policiales y manifestantes y Mossos heridos. Escenas que recuerdan vagamente a los disturbios que se sucedieron tras la publicación de la sentencia del 'procés' en otoño de 2019 y que tuvieron réplicas menores en Valencia o Palma de Mallorca.

Los altercados comenzaron sobre las 20:00 horas, cuando grupos organizados quemaron contenedores y cajeros, principalmente en Lleida, Barcelona y Girona, donde se llegaron a reunir 5.000 personas. Fue entonces cuando se registraron las primeras cargas.

Los incidentes se saldaron con la quema de contenedores, heridos -en la imagen una mujer herida en un ojo en Barcelona, y lanzamiento de objetos contra los Mossos. / Reuters

En la capital ilerdense, los alborotadores comenzaron a atacar con piedras a las fuerzas de seguridad, mientras procedían a cruzar contenedores en la calzada a los que prendieron fuego. La violencia fue en aumento, con la actuación de grupos aislados que protagonizaron asaltos en distintos puntos de la ciudad.

En Vic (Barcelona), los manifestantes cercaron la comisaría de los Mossos y la asaltaban con piedras. En el ataque varios agentes resultaron heridos. Toni Castejón, portavoz sindical de los Mossos d'Esquadra reconocía que la violencia del ataque al recinto policial «es algo que yo no recuerdo». Además alertaba de que los disturbios estaban «siendo muy organizados, por toda Cataluña». Algunos manifestantes también saquearon una sucursal bancaria de Ibercaja, en la calle Mallorca de Barcelona. Después cortaron la avenida Diagonal.

Toque de queda

En los altercados resultaron heridas 30 personas -17 de ellas policías autonómicos-. Según fuentes policiales, ocho de los heridoss han precisado traslado hospitalario. Entre ellos figuraba una joven con pronóstico grave al ser disparada en el ojo con una bala de foam. El toque de queda motivado por la pandemia, que en Cataluña está fijado a las 22:00 horas, contribuyó a rebajar la afluencia de personas en las concentraciones.

Por la mañana, el encierro de Hasel en el rectorado de la Universidad de Lleida acabó con la intervención de los Mossos, que tenían orden judicial de captura por parte de la Audiencia Nacional, después de que el rapero no se hubiera entregado voluntariamente antes del pasado viernes a las 20:00 horas, fecha en la que acababa el plazo dado por el tribunal. Fue ingresado en la cárcel de Ponent (Lleida).