La responsable de Compras del Ayuntamiento de Madrid, Elena Collado, a la salida de testificar en los Juzgados de Plaza de Castilla. / EP

'Caso mascarillas'

Collado declara que informó a Almeida sobre los contratos de Luceño y Medina

La responsable de tramitar las adjudicaciones admite al juez que se fio de los empresarios sin saber que recibieron comisiones millonarias por traer material sanitario

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, fue informado sobre los contratos a los empresarios Luis Medina y Alberto Luceño para la compra de material sanitario por la funcionaria que actuó como gestora de esas adjudicaciones, la coordinadora de Presupuestos y Recursos Humanos Elena Collado. Así lo admitió este viernes este alto cargo municipal durante su declaración como testigo ante el juez instructor del 'caso mascarillas' Adolfo Carretero, según explicaron fuentes jurídicas presentes en el interrogatorio.

Collado asumió toda la responsabilidad sobre la gestión de estos contratos, que supusieron unos ingentes beneficios para los empresarios en modo de comisión, y negó que consultara a Almeida sobre la tramitación de los mismos, si bien le «reportó» información sobre este asunto, reconoció.

Preguntada por el significado de esta comunicación, se limitó a señalar que «le informaba», si bien no concretó si dicha información se realizaba por correo electrónico, de forma verbal o a través de conversaciones telefónicas. Si el asunto era algo importante, «informaba a todo el mundo y lo sabían todos los grupos municipales», aseguró.

Las partes presentes en la declaración también le preguntaron «hasta la saciedad» quién le indicó que se hiciera cargo de esta gestión, ya que su puesto como jefa de recursos humanos no sería en principio el departamento más indicado para efectuar las compras. «No supo qué responder, que alguien lo tenía que hacer y ella voluntariamente lo hizo», explicó la letrada Nuria Zapico, en representación de Mas Madrid, al salir de la declaración, que duró unas cuatro horas.

Collado dijo también al juez que se puso en contacto con Medina cuando le llegó el correo que este mandó a la dirección que le dio Carlos Martínez-Almeida, el abogado primo del alcalde, con quien nunca habló y a quien no conoce, afirmó.

El plus de ser español

A preguntas sobre por qué optaron por estos empresarios, la alto cargo municipal explicó que la documentación que entregaron les dio fiabilidad y que el hecho de que eran españoles era un plus para resultar adjudicatarios. También apuntó que la familiaridad con la que hablaba con Luceño, que incluso se llegó a referir a ella como «mamá», era algo habitual en su tono de conversación con todos los proveedores.

En otro punto del interrogatorio, se le cuestionó sobre por qué en una de las conversaciones con Luceño manifestó que les habían estafado, aclarando que entonces pensaba que todos habían sido engañados por la empresa malaya Leno, la suministradora de material y para quien los investigados trabajaban como teóricos agentes comerciales.

Collado declaró que desconocía que tanto Luceño como Medina se embolsaron comisiones millonarias, unos seis millones de euros, aunque apuntó que supuso que algo de dinero ganarían por mediar en los contratos. También precisó que aquellas compras no fueron las más caras del ayuntamiento