3.000 personas protestan en Barcelona contra el Consejo de Ministros

21/12/2018

Un total de 3.000 personas, según la Guardia Urbana, se ha concentrado este viernes ante la Estación de Francia de Barcelona para protestar contra la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona, que se celebraba a unos 300 metros de este sitio, en el edificio de la Llotja de Mar.

Los incidentes y las cargas contra manifestantes de los CDR se han extendido por las calles del barrio barcelonés del Raval, después que los Mossos d’Esquadra hayan dispersado a centenares de activistas que se concentraban en la avenida Drassanes de Barcelona, el punto de mayor tensión.

Los manifestantes, algunos de ellos encapuchados, se han dispersado desde la avenida Drassanes de Barcelona por las callejuelas del barrio del Raval, en algunas de las cuales están cruzando contenedores para dificultar la circulación de la policía.

Los enfrentamientos con los antidisturbios se han reproducido en el barrio, con momentos de tensión y carreras de manifestantes que tratan de huir de estos agentes.

Uno de esos focos de tensión se ha registrado frente a la comisaría de los Mossos d’Esquadra en la calle Nou de la Rambla de Barcelona, donde la policía catalana ha efectuado algunas cargas para dispersar a manifestantes.

Durante la mañana, las movilizaciones de la columna de los CDR autodenominada «Ingobernables», que inicialmente se concentraba en la avenida de Drassanes, son las que han desatado los mayores incidentes, de entre las protestas contra el Consejo de Ministros convocadas en la capital catalana.

Los manifestantes de esta columna, que se han concentrado en Paral·lel después de que los antidisturbios les impidieran rebasar el cordón policial montado en Drassanes, han sido objeto de las primeras cargas de los antidisturbios, cuando han arrojado objetos contra la policía.

Las cargas se han repetido después en la avenida Drassanes, hacia donde los manifestantes se han dirigido después de los altercados de Paral·lel, y después a los callejones del Raval por los que los activistas se han dispersado.El acto lo ha convocado Òmnium Cultural y otra quincena de entidades, que han simulado celebrar un 'Consejo Popular de Ministros' en el que se han planteado las principales demandas políticas, económicas y sociales que, a su juicio, reclama la sociedad catalana.

El vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, se ha dirigido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que ha avisado del problema que, según él, tiene el Estado en Cataluña: "Tiene un problema y este problema se llama el 80%".

Ha argumentado que el 80% de la población catalana es contraria a los encarcelamientos de líderes independentistas, a la Monarquía, a "que se persiga a la disidencia" y está a favor de que Cataluña ejerza el derecho a la autodeterminación.

Mauri ha ensalzado el pacifismo del independentismo y ha asegurado que esto se ha demostrado en las protestas contra el Consejo de Ministros: "Hemos demostrado que somos un pueblo pacífico y que la única violencia es la del Estado".