https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

800.000 alumnos esperan poder examinarse del práctico de conducir por falta de examinadores

Según el Instituto de Tráfico y Transporte, este colapso solo podría solucionarse abonando horas extras

J. BACORELLE Madrid

En julio de 2020 se calculaba que debido a la falta de examinadores unos 300.000 alumnos no podían presentarse a los exámenes prácticos del carné de conducir. Lejos de solucionarse el problema, la cifra ha crecido hasta cerca de 800.000 ciudadanos que esperan poder examinarse a corto-medio plazo.

Son las estimaciones del Instituto de Tráfico y Transporte. Su consejero portavoz, Javier Báez, afirma que «la falta de examinadores no se debe a la pandemia, como ha dicho el Gobierno, es una realidad que sufrimos desde hace décadas». La llegada de la época estival y de vacaciones, y el aumento del número de aspirantes que quieren sacarse el carné en verano, la situación ha empeorado, afectando a las pruebas teóricas, donde se dan casos de demora de hasta dos meses para que el aspirante se presente al teórico en muchas jefaturas.

Esta espera se produce, según explican desde ITT, por la falta de personal examinador para cubrir las necesidades de pruebas prácticas que presentan las diferentes Jefaturas de tráfico, y está afectando sobre todo a los ciudadanos que en muchos casos deben esperar hasta seis meses para examinarse de la prueba práctica de circulación y a las propias autoescuelas que no pueden realizar correctamente su trabajo.

Para ITT la única solución posible para solucionar el caos actual por el que atraviesan muchas jefaturas del país es la concesión inmediata de una partida presupuestaria de al menos dos millones de euros para que los examinadores de tráfico puedan hacer horas extraordinarias de forma voluntaria. Se grata según Báez de una solución que es en realidad « un parche temporal al problema de fondo, una plantilla de examinadores insuficiente para el volumen de pruebas que existe«.

Según el directivo de ITT, una organización que engloba a más de 100 empresas y 512 autoescuelas repartidas por toda España, «la negativa de la Dirección General de Tráfico a autorizar esa partida presupuestaria que permita realizar horas extras a los examinadores, impide que se pueda reducir la larga lista de aspirantes que existe en muchas regiones, aumentando el número de pruebas pendientes y colapsando el servicio de exámenes actual. Un servicio que es público, del cual es responsable único y que no se está llevando a cabo de forma correcta».

Según indica Javier Báez, «si se pudieran realizar horas extras, se solucionaría el atasco, ya que se agilizaría y se mejoraría la fluidez del servicio al haber un mayor número de pruebas diarias y las autoescuelas podríamos salvar una parte importante de este año 2021, que viene siendo un desastre para nosotros, económicamente hablando».

Según explican desde ITT «sabemos que el 70% de los examinadores estaría dispuesto a realizar esas horas extras. De los 93 euros que la DGT recauda por la tasa para examinarse de cualquier permiso, el funcionario examinador recibiría 16€/hora por cada hora extraordinaria que realizase. El resto, es beneficio para el Estado«.