https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Nos vamos de ruta con el Land Rover Defender: No tiene límites

Está disponible con dos longitudes de carrocería, la 110 (4,758 metros) y la 90 (4,323 metros)

M. TRIGUEROS RODRÍGUEZ La Pedriza (Madrid)

Situado en la vertiente sur de la sierra de Guadarrama, en el noroeste de la Comunidad de Madrid, se encuentra La Pedriza, un berrocal que está formado por numerosos riscos, paredes rocosas, canchales, arroyos y praderas. Llegar hasta allí es un chute de naturaleza en estado puro. Para hacerlo hemos escogido un vehículo que parece diseñado para circular entre estos impresionantes riscos de granito, el Land Rover Defender.

Un modelo que Land Rover resucitó en 2020 tras cuatro años de parón. Y lo hizo con una versión adaptada a las exigencias actuales, pero sin olvidar su esencia aventurera, la que dio origen a la marca en 1948. El nuevo Defender es un vehículo robusto, pensado para moverse por con garantías sobre cualquier tipo de terreno. Sus líneas se asocian fácilmente al espíritu que ha definido a Land Rover desde hace más de 70 años. Está pensado para superar grandes obstáculos fuera de las vías asfaltadas, pero con un acabado interior en donde están todos los elementos de confort y de asistencia a la conducción de última generación.

Está disponible con dos longitudes de carrocería, la 110 (4,758 metros) y la 90 (4,323 metros). En la Sierra de Guadarrama hemos circulado con la versión larga, motor de gasolina MHEV de 400 CV (etiqueta ECO) y acabado First Edition. La tecnología MHEV aprovecha la energía que se pierde en la deceleración y la redistribuye para optimizar la eficiencia. El motor de gasolina Ingenium de seis cilindros en línea incluye un turbocompresor de doble entrada convencional y un sobrealimentador eléctrico de 48 voltios. Para la comodidad en la marcha incorpora una caja automática de ocho velocidades, además de un sistema de reductora para cuando nos enfrentamos a trazados en los que hay que conseguir mayor adherencia y control.

Para llegar a la pedriza el Defender demostró primero su naturaleza rutera por autovías y carreteras comarcales. En un día claro que anuncia la llegada de la primavera, en la cima de la sierra aún se ven restos de nieve. El trayecto invita a disfrutar del paisaje, con el embalse de Santillana rebosando agua y el castillo de Manzanares el Real dándonos la bienvenida antes de ascender a la Pedriza. Ya en el interior del parque de Guadarrama, donde los caminos son estrechos (en muchas zonas no caben dos coches), retorcidos y con el asfalto muy deteriorado, el comportamiento es espectacular, con una suspensión que absorbe a la perfección cualquier bache, de manera que en el interior prácticamente pasa desapercibido. La nueva arquitectura de la carrocería ofrece una altura al suelo de 291 mm que garantiza que los bajos no rozarán cuando metemos la rueda en los arcenes.

Tecnología

La profundidad de vadeo máxima es de 90 cm e incorpora el nuevo programa Wade del sistema Terrain Response 2 para garantizar que los conductores puedan vadear aguas profundas con total confianza. Lleva también la tecnología ClearSight Ground View (Capó Transparente) de Land Rover que muestra en la pantalla central la zona que está oculta bajo el coche para facilitar al conductor moverse por terrenos complicados.

Ficha técnica

Motores: Diésel de 200 y 240 CV y gasolina de 300 y 400 CV MHEV Medidas (largo/ancho/alto, en metros): 4,75 (el modelo 110)/1,96/1,99 Consumo: desde 9,6 litros a los 100 km Velocidad máxima: 208 km/h Aceleración: de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos Maletero: de 786 a 1.875 litros Precio: 94.690 euros el acabado First Edition