https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

300 SL, 'alas de gaviota'

70 años del 'alas de gaviota', un auténtico icono de la automoción

Las siglas SL (Deportivo Ligero por sus siglas en inglés) apodaron a los coches más exclusivos de Mercedes-Benz llegando hasta nuestros días

N. SOAGE

Hace 70 años nació en Stuttgart un automóvil deportivo llamado a convertirse en una leyenda desde su presentación. De la visión de un modelo capaz de ampliar el potencial de la marca Mercedes-Benz cosechando triunfos en el aspecto deportivo nace el primer SL, un bólido de competición apto para la conducción por las vías públicas, el 300 SL. En el año 1954 sale al mercado su sucesor: el vehículo deportivo de serie 300 SL, que recibe la denominación 'alas de gaviota' por la desacostumbrada forma de sus puertas.

Y las siglas SL (Deportivo Ligero por sus siglas en inglés) apodaron desde entonces a los coches más exclusivos de la marca llegando hasta nuestros días. Un año después le siguió el 190 SL, con los rasgos estilísticos del 'original' pero con estética de berlina, el cual tuvo un gran éxito entre el público femenino. En 1957, los norteamericanos, fanáticos de las versiones descapotables, pedían a gritos una versión a cielo abierto del 'alas de gaviota'. Así nació el 300 SL 'Roadster' con capota de lona.

300 SL 'Roadster'

En el año 1963, la firma alemana presentó el nuevo SL, conocido como 'Pagoda' debido a su techo duro. Este roadster fue pionero de la seguridad pasiva aplicada al automóvil. Le siguió de nuevo un 300 SL en 1971; y se convirtió en el modelo SL que más tiempo estuvo en producción. Gracias a sus constantes actualizaciones tanto en diseño, seguridad como en motorizaciones, permaneció 18 años en el mercado.

AMG SL 65

En 1989 vio la luz la cuarta generación de la gama SL, el Mercedes-AMG 500 SL. El salto cualitativo fue evidente. Destacaba sobre todo por sus elegantes líneas y su capota de lona de accionamiento electro hidráulico que se accionaba automáticamente en 30 segundos. Ya también bajo el paraguas de AMG, en 2001 llegaba el SL 65. Una revolución por su techo rígido plegable -se abría y cerraba en 16 segundos-, por su suspensión activa y su motor V12 de 604 CV y nada menos que 1.000 Nm de par.

Nuevo Mercedes-AMG SL

La sexta generación siguió la senda. El Mercedes-AMG SL 63 de 2012 cambió por completo su estética, pero sin perder su inconfundible esencia SL. Incorporaba novedades tecnológicas, avances en seguridad activa y pasiva, así como una nueva generación de motores V8. Su producción finalizó en 2020, dejando en el aire la vuelta del icono. Hasta ahora. Este 2022 llega el nuevo Mercedes-AMG SL, una edición que retorna a sus raíces con una capota clásica de lona y un carácter eminentemente deportivo.