https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Fiat E-Scudo: La electrificación que sigue la estela de la E-Ducato

Esta versión llega equipada con una batería de 50 o 75 kWh que le otorga una autonomía de hasta 330 km (ciclo WLTP) con un motor de 136 CV (100 kW)

M.T.R. TURÍN (ITALIA)

El nuevo Scudo sigue la estela del E-Ducato y se convierte en el segundo vehículo comercial de Fiat que se electrifica. Esta versión llega equipada con una batería de 50 o 75 kWh que le otorga una autonomía de hasta 330 km (ciclo WLTP) con un motor de 136 CV (100 kW).

La furgoneta Scudo consigue dar respuesta a las necesidades de los profesionales gracias a su modularidad interior que permite realizar distintas distribuciones a la hora de compartimentar el espacio de carga, sin perder por ello su configuración exterior compacta.

En marcha el Scudo se comporta como un turismo, a lo cual ayudan mucho sus dimensiones (de 4,6 a 5,3 metros y una altura de 1,9 metros) y el diseño ergonómico de la cabina. Incorpora un importante paquete tecnológico en materia de seguridad y dispositivos ADAS. En el interior de la cabina puede transformar el banco doble del pasajero en una estación de trabajo o en una extensión del compartimento de carga si fuera necesario.

Además de la versión eléctrica, equipada con un motor eléctrico de 100 kW (136 CV), también hay disponibles cinco motores diésel de 102 o 120 CV, con cambio manual de 6 velocidades; 145 CV con cambio manual o automático de 8 velocidades; y otra de 180 CV, que también combina con el cambio automático de 8 velocidades.

El público destinatario son los profesionales que utilizan su vehículo durante 8 horas o más al día. El objetivo del nuevo Scudo es brindar una experiencia de trabajo sin estrés, mediante

diferentes soluciones, como un puesto de conducción similar al de un coche e insonorización de alto nivel para minimizar las vibraciones. La pantalla de visualización en el parabrisas ofrece información clave sin distraer al conductor.

Durante la prueba de conducción que realizamos por las calles de Turín (Italia) en hora punta, pudimos comprobar que el agarre en carretera, el confort y el filtrado de la suspensión están asegurados en todas las condiciones de marcha gracias a las cuatro suspensiones independientes (eje delantero McPherson reforzado con barra estabilizadora y brazos tirados de horquilla oblicua para el eje trasero) que mejoran los muelles de rigidez variable, con amortiguadores de amortiguación variable adaptativa (AMVAC), un sistema que varía la amortiguación según la altura de marcha del vehículo.

Incorpora un paquete con catorce sistemas ADAS, entre los que destacan el reconocimiento automático de señales de tráfico, frenado automático de emergencia, que se activa cuando existe un alto riesgo de colisión, el aviso de cambio de carril y alerta de ángulo muerto, además de sistemas de notificación anticipada de obstáculos en el sentido de la marcha, aviso de colisión frontal y la práctica cámara de visión trasera que ofrece una vista panorámica de 180°, para facilitar el estacionamiento.

Para ofrecer unas prestaciones excelentes y una tracción mejorada en todas las condiciones, como nieve, barro o arena, el Scudo puede equiparse con el sistema Grip Control. Además, la pantalla de visualización en el parabrisas proporcionará toda la información más importante al conductor, evitando que aparte la vista de la carretera, y contará con ayuda al estacionar gracias a los sensores de aparcamiento delanteros y traseros y a la cámara de visión trasera que es capaz de ofrecer una imagen reconstituida de 180° con vista aérea de la zona trasera para hacer que las maniobras de estacionamiento sean más fáciles y seguras.

Ficha técnica

Motor: Eléctrico de 100 kW (136 CV) y diesel de 102, 120, 145 y 180 CV Medidas (largo/ancho/alto, en metros): 4,6 a 5,3/1,9/1,9 Consumo: 7,4-8 litros a los 100 km Autonomía modelo eléctrica: 330 kilómetros Volumen de carga: de 4,6, 5,3 o 6,1 m3 Precio: desde 25.850 euros