https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

La movilidad del futuro será electrificada, autónoma y con coches 'enanos'

Un total de 149 ciudades de más de 50.000 habitantes tendrán que establecer zonas de bajas emisiones

PATXI FERNÁNDEZ Madrid

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética que se aprobó en el Congreso el pasado mes de mayo, contempla la descarbonización en el año 2050 y establece una hoja de ruta para la transición ecológica que inevitablemente va a provocar grandes cambios en la movilidad tal y como la conocemos.

España, tal y como se cita en el informe «Sector Automoción» publicado ayer por la escuela de negocios EAE Business School, «ha asumido formalmente el compromiso de cambiar su parque móvil de combustible fósil a energías limpias».

Según explica Eduardo Irastorza, autor del estudio «los coches híbridos y eléctricos no representan ni el 10% del total de vehículos en circulación en España», aunque sus ventas están en crecimiento «gracias a la legislación de acceso a las ciudades y las políticas de ayudas». Madrid es la comunidad donde más coches de este tipo hay (20.838) y le sigue de lejos Cataluña (6273), aunque Cataluña lidera los puntos de recarga eléctrica (3753).

Los principales fabricantes desarrollan ya los 'vehículos del futuro' que a grandes rasgos son eléctricos, conectados y con un elevado nivel de sistemas autónomos de conducción, y minimalistas, con tamaños cada vez más reducidos (una o dos plazas) adaptados a la realidad que se avecina.

El sector automovilístico se encuentra inmerso en la mayor revolución de su centenaria historia. «La era del Automóvil 4.0 se define por la conducción autónoma, la experiencia de movilidad, la sostenibilidad y la limpieza energética y la digitalización, haciendo que el desplazamiento de las personas se convierta en una oferta más del vehículo», apunta Irastorza.

Zonas de bajas emisiones

Las principales ciudades españolas se preparan o han establecido ya las llamadas zonas de bajas emisiones en las que se restringe la circulación de vehículos con el objetivo de reducir así el impacto de las emisiones contaminantes y de CO2. Estas zonas de bajas emisiones (ZBE) son una de las herramientas de mayor alcance dentro del conjunto de estrategias de la Unión Europea. La regulación actual insta en España a los municipios de más de 50.000 habitantes a establecer zonas de bajas emisiones. Un total de 149 ciudades españolas tienen más de 50.000 habitantes (y aglutinan al 53% de la población del país), cifra que se aumenta a 416 si se incluyen los de más de 20.000 residentes.

Como 'la norma obliga', los usuarios también tendrán que adaptarse a la nueva movilidad urbana, en la que los vehículos de movilidad personal (bicicletas, patinetes, micro coches) y los sistemas de transporte compartido cobran cada vez más protagonismo ante la anunciada prohibición de acceso para los vehículos de combustión.

Respecto a turismos y vehículos comerciales ligeros la U. E. propone que a partir del año 2035 todos los coches nuevos que sean vendidos en Europa no emitan CO2. Ello puede suponer de facto la prohibición de la venta de los automóviles con motores de combustión interna, ya que todos los automóviles nuevos registrados a partir de 2035 serán de cero emisiones.

Según la Asociación Española de Proveedores de Automoción(Sernauto) la legislación debe fijar objetivos realistas y alcanzables. Esto implica incluir las mejoras de eficiencia de los motores de combustión interna y su adaptación a los combustibles renovables y bajos en carbono (hidrógeno, biocombustibles y sintéticos).

Según José López-Tafall, director general de Anfac «la electrificación es una herramienta fundamental para alcanzar los objetivos de descarbonización, pero no se está trabajando con la suficiente agilidad y eficacia para que sea una primera opción para los usuarios».

Hoy en día, apenas hay 10 millones de vehículos eléctricos en circulación a nivel mundial, pero se estima que para 2030 la cifra superará los 100 millones, con una cuota de mercado del 70% en 2050.

Según el «I Estudio sobre El Futuro de la Movilidad en las Smart Cities 2021» elaborado por Midas, el 90 % de los españoles estarían dispuestos a realizar un cambio en su movilidad y más del 84 % está de acuerdo con que los vehículos eléctricos o híbridos son la movilidad del futuro. Sin embargo uno de cada dos españoles reconoce que no se podría permitir adquirir un coche eléctrico o híbrido, frente al 29 % que cree que su ciudad no está preparada para este tipo de movilidad.

Coches eléctricos y triciclos 'enanos' para el tráfico urbano

En el futuro, todas las tendencias apuntan hacia coches más pequeños. Vehículos eléctricos, con una autonomía tan limitada como su necesidad de recorrer kilómetros en entornos urbanos (no más de 100 km de media diaria), con una velocidad que no supere los 50 km/h, y con capacidad para una o dos personas más un pequeño espacio para el equipaje (una compra o una mochila o bolso). Las principales marcas ya han comenzado a diseñar este tipo de vehículos, con algunos ejemplos que ya nos podemos encontrar en nuestras calles.

Citroën con su AMI ha sido una de las primeras marcas en comercializar un cuadriciclo eléctrico para uso urbano. Se puede conducir sin carné, tiene una velocidad máxima de 45 km/h, y está a la venta por unos 7.200 euros.

Ami

El próximo minicoche en llegar a Europa será el Microlino, inspirado en el clásico BMW Isetta. Es un biplaza al que se accede por una única puerta situada en la parte delantera. Costará unos 10.000 euros.

Microlino

También con aspecto «retro», la compañía de origen estonio Nobe va a comercializar un llamativo triciclo eléctrico llamado GT100 a principios de 2022.

NOBE GT 100

Y la empresa canadiense Electra Meccanica ya admite reservas para su monoplaza eléctrico llamado «Solo».

Aumenta la demanda de patinetes eléctricos

El patinete eléctrico se ha convertido en la gran alternativa de movilidad en España, con un aumento de su demanda del 142% en el último año. Actualmente el precio medio de estos vehículos ronda los 300 euros. La normativa obliga a que tengan un certificado de circulación, una velocidad máxima de 25 km/h, y a que circulen exclusivamente por carretera (queda prohibido circular y estacionar en las aceras, además del uso de carril bici).

Taxis autónomos y aparcamientos inteligentes

En Estados Unidos Waymo, la compañía de conducción autónoma de Google, ya ofrece su servicio de taxis sin conductor a la totalidad de la población de Phoenix (EE.UU.). En Europa este tipo de vehículos comenzará también en breve a implantarse. Hyundai ha presentado en el Salón de Munich su propuesta, denominada robotaxi».

Robotaxi de Hyundai

Es un vehículo construido sobre la base del Hyundai Ioniq 5 100% eléctrico, lanzado a principios de este año. Dispone de sistemas de conducción autónoma de nivel 4 SAE, por lo que puede funcionar sin conductor con total seguridad. Mientras, el aeropuerto de Stuttgart se prepara para recibir al aparcamiento sin conductor, gracias a un trabajo conjunto entre Apcoa, Bosch y Mercedes-Benz.

Drones para el transporte de última milla

Pero la movilidad del futuro no solo va a ser terrestre, ya que grandes novedades llegan desde el aire. Desde el pasado 31 de diciembre la normativa europea permite el uso de drones para el transporte de mercancías, pero todavía bajo estrictos requisitos operacionales.

Se trata de un reglamento que contempla escenarios de futuro, para que no se quede obsoleto, pero según Isabel Maestre, directora de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), «esta actividad se desarrollará de forma gradual». Habrá que esperar unos tres años para que los drones compartan espacio aéreo y poco a poco se integren en las ciudades. El sector de la logística apuesta por incorporar los drones para el reparto de la última milla, ya que se espera que abarate los costes.