https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Cómo ahorrar en la factura de la luz gracias al coche eléctrico

El sistema Vehicle to Grid podría ahorrar más de 2.500 euros al año

PATXI FERNÁNDEZ Madrid

Con los precios de la energía disparados, especialmente teniendo en cuenta las actuales tarifas elécrricas, el paso al vehículo eléctrico puede verse ralentizado debido al temor por unos precios excesivos.

Lejos de esta realidad, Manuel Burdiel Director de Ventas de Nissan Iberia, defiende el uso del vehículo eléctrico, gracias al cual se puede lograr un importante ahorro en la factura eléctrica. Así lo exolicó durante el VII Foro Nissan. Según Burdiel, la apuesta de la marca va más allá del vehículo en sí, contemplando aspectos tan importantes como la infraestructura. Así, el sistema Vehicle to Grid (V2G) permite abaratar la factura de la luz al usuario del vehículo eléctrico o la economía circular a través de la segunda vida de las baterías como ya sucede en el Estadio del Ajax de Amsterdam o en la ciudad de Melilla. Manuel Burdiel dijo textualmente, «el sistema Vehicle to Grid de nuestro Nissan LEAF podría ahorrar más de 2.500 euros al año a un consumidor en su factura de la luz».

Además, Manuel Burdiel puso el acento en los ahorros que puede suponer un vehículo eléctrico respecto a uno tradicional que irían desde los 2.000 euros hasta los 4.500 euros.

Por definición, el coche eléctrico cuenta con un motor que prescinde de carburantes fósiles en favor de la energía eléctrica. Esta electricidad procede de la red eléctrica doméstica. Gracias a los puntos de recarga, los coches eléctricos incorporan la energía cuando se encuentran conectados a la red eléctrica y acumulan en sus baterías la energía para ser utilizada mientras el vehículo está en un desplazamiento.

Es a partir de este resumen en el que aparece la opción de darle la vuelta al esquema, y otorgarle al coche eléctrico el protagonismo como dispensador eléctrico que pueda devolver y suministrar la electricidad a la red eléctrica doméstica. Se convierte entonces en una relación bidireccional donde el vehículo y la red eléctrica alternan el papel protagonista con la energía como nexo común.

La tecnología V2G permite ceder la electricidad almacenada en los acumuladores de los coches a la red eléctrica cuando los coches se encuentran conectados a una toma de corriente. De esta manera, el usuario del vehículo puede aportar la energía de su coche cuando éste no la usa, de tal forma que se reincorporaría al cómputo global de la red en circulación.

La gestión inteligente de la recarga del vehículo eléctrico mediante herramientas como la tecnología NissanConnect EV, que permite la gestión de los horarios de recarga de los coches eléctricos de Nissan en las horas valle, o tarifas de menor coste energético, también permite la cesión de la energía acumulada integrándose el coche eléctrico en la ecuación como un miembro más de la red V2G. En Francia, Alemania o el Reino Unido ya está operativo este protocolo V2G, una opción que ha de ser ofertada por la red eléctrica local.

Esto supone beneficios directos al usuario del coche eléctrico que pueden ser desde los económicos, al ahorro energético, gracias al hecho de poder elegir los horarios de recarga de su vehículo, o introducir a su coche como fuente de energía, lo que supondrá que la red eléctrica bonificaría este aporte de electricidad.

Según un análisis realizado por el área de infraestructuras de Nissan, el coste energético de un hogar sin vehículo eléctrico pero con un vehículo de combustión ronda los 4.000 euros al año. Sin embargo, el coste energético de esa familia, en el caso de que tuviera un Nissan LEAF con sistema V2G sería de aproximadamente unos 1.600 euros. Es decir, el vehículo eléctrico podría ahorrar cerca de 2.400 euros al año en coste energético.

Además, no podemos olvidarnos de los aportes sociales y ambientales que supone que los coches eléctricos adscritos a la tecnología V2G producen ya que, al ceder energía ya generada, evitan una sobreproducción de energía eléctrica. Esto también reduce el riesgo de que se produzcan sobrecargas de red y, por lo tanto, posibles apagones o cortes de suministro al conjunto de usuarios.