https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Lancia regresa con la intención de que la mitad de sus ventas sean online

JUAN ROIG VALOR Madrid

A medida que se acerca el renacimiento de Lancia, Stellantis, el consorcio al que pertenece va desvelando progresivamente más información sobre ella. De momento se sabe que el emblema se quedará en Europa y que irá accediendo a los mercados del Viejo Continente a medida que vayan llegando sus nuevos modelos, previstos uno cada dos años.

El primero de ellos, en 2024, será el sucesor del Ypsilon, actualmente el único modelo de su porfolio, que solo se vende en Italia. Ese año, Lancia desembarcará en España, Francia, Alemania y Bélgica. En 2026 llegará su «buque insignia», en palabras de su CEO, Luca Napolitano, un SUV del segmento C.

Finalmente, en 2028 se desvelará el heredero del legendario Delta que, a pesar de ser 100% eléctrico, se trata de un modelo muy anticipado por los aficionados de la marca con más campeonatos de rally en su palmarés.

Para Napolitano, el objetivo es convertir a su marca en uno de los tres pilares del grupo Premium de Stellantis (los otros dos siendo DS y Alfa Romeo), que, junto con Maserati, serán los responsables de conseguir un beneficio operativo superior al 12%, según el CEO del grupo, Carlos Tavares.

«Como marca premium, nuestra responsabilidad inmediata es conseguir la rentabilidad», afirmó Napolitano. Sin embargo, es consciente de que « Lancia hoy en día no es una marca premium». Su departamento comercial está planeando competir con Audi y Mercedes en términos de calidad y precios.

Para ello, uno de los factores esenciales es «ofrecer un servicio de venta y posventa excelente». Los objetivos de Lancia son los de abrir 100 concesionarios en 60 ciudades de los mercados ya mencionados. Y también que el 50% de sus ventas provengan del canal online, algo por lo que cada vez está apostando más Stellantis.

El constructor ya estuvo haciendo un «tour europeo» para entrar en contacto con los distribuidores y las asociaciones nacionales y presentarles el plan de lanzamiento de producto para las marcas premium del consorcio. «No vamos a presionar a los concesionarios para que se unan, sino que tienen que ser apasionados de la marca», afirmó Napolitano.

En cuanto a la producción del sucesor del Ypsilon, que estará enmarcado en el segmento B — y, por lo tanto, se rumorea que pueda compartir cadenas de montaje con el Opel Corsa y Peugeot 208 en Figueruelas (Zaragoza)—, el consejero delegado se mantuvo hermético: «las decisiones industriales dependen en última instancia de Stellantis».

En España, la dirección comercial de la marca recaerá en manos de Francesco Colonnese, que también lidera la filial nacional de Alfa Romeo.