https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Los asistentes de conducción quintuplican el precio de las reparaciones de carrocería

Los ADAS requieren de procedimientos de reparación y calibraciones que hacen que las reparaciones salgan más caras

PATXI FERNÁNDEZ Madrid

Los asistentes a la conducción, conocidos como ADAS, cada vez están más presentes en unos vehículos que de este modo avanzan hacia la conducción autómoma. Pero al mismo tiempo que estos sistemas contribuyen a la seguridad vial, evitando accidentes, también hacen que las reparaciones de carrocería resulten más caras.

Según el estudio recogido por el fabricante de pinturas PPG, la proliferación de esos sistemas requiere que los profesionales de la carrocería sigan unos procedimientos de reparación establecidos por los fabricantes, para garantizar que sus características de seguridad continúen funcionando como deben tras sufrir un siniestro.

Según recoge Infotaller, Abey Abraham, director gerente de Automoción y Materiales de la consultora de investigación de mercados Ducke, ha explicado en la OEM Collision Repair Technology Summit, celebrada en el marco de la feria SEMA Show 2021 que los principales fabricantes han adoptado ya «gran variedad de tecnologías, incluidas cámaras, radar, LiDAR, sonar, infrarrojos y cartografía de alta definición y se están acercando al nivel 3, de los 6 de la conducción autónoma». En la actualidad, apuntó, todos los constructores ofrecen sistemas de nivel 1 o 2 en sus vehículos, como la advertencia de cambio de carril, el control de crucero adaptativo o la frenada automática de emergencia, y aseguró que, si bien el nivel 3 y 4 son tecnológicamente posibles, aún son necesarias «algunas regulaciones que nos orienten sobre cómo implantarlas».

Sobre el trabajo de los talleres de carrocería subrayó que, a medida que haya más vehículos con estos sistemas y estos empiecen a visitar los talleres con más frecuencia, el profesional «descubrirá cuáles son más fáciles de trabajar y cuáles no tanto».

Abraham señaló que la presencia de la tecnología ADAS ha encarecido la reparación de los vehículos. Antes de los ADAS, la reparación media por daños a causa de una colisión típica a baja velocidad (a 25 km/h) podía oscilar entre 1.000 y 1.500 dólares. Ahora, reparar y calibrar la tecnología agregada ha elevado los costes a un promedio de 5.300 dólares; es decir, casi los ha quintuplicado.

Las ADAS más útiles y las más complicadas de utilizar

Los sistemas avanzados de asistencia a la conducción (Advanced Driver Assistance Systems) son uno de los mayores avances en la seguridad de un automóvil, pero se trata de una tecnología que en ocasiones puede tener un manejo complicado.

Según un estudio de la Universidad de Iowa y la Fundación AAA para la Seguridad del Tráfico el 80% de los conductores con cuyos coches equipan detección de ángulo muerto desconocían sus limitaciones; casi el 40% desconoce las diferencias entre el sistema de advertencia de colisión delantera y el frenado automático de emergencia; y un 25% no realiza verificaciones visuales complementarias, confiando ciegamente en estos sistemas.

La UE ha estimado que con la propuesta de sistemas ADAS obligatorios a partir de 2022 se podrán evitar 25.000 muertes en carretera en los próximos 15 años en la Unión Europea. Y según un estudio de la Asociación de Compañías Aseguradoras de Alemania GDV (General Association of German Insurance Companies, por sus siglas en inglés), las reclamaciones por siniestros se van a reducir un 25% en 2035, respecto a las cifras de 2015, gracias a la eficacia de estos sistemas de seguridad. La mitad de esta reducción de la siniestralidad será gracias al frenado autónomo de emergencia que evitará un gran número de colisiones por alcance y se reducirá el número de víctimas y de heridos por latigazo cervical; y a los asistentes de cambio y mantenimiento de carril, que evitarán muchas colisiones en vías rápidas por maniobras de cambio de carril son señalizar.