https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Los comportamientos que tienes que evitar para que tu coche no tenga averías en verano

Apagar el motor nada más estacionar después de un viaje largo, esperar a que el depósito de combustible esté prácticamente vacío para repostar o no mover el vehículo en todo el verano pueden provocar averías

A. NOGUEROL El Barco de Ávila

Tras la primera operación salida del verano se espera que hasta septiembre millones de vehículos se desplacen por las carreteras españolas. Sufrir una avería del vehículo puede fastidiar las ansiadas vacaciones, por lo que, además de las habituales recomendaciones previas, como la de realizar una revisión al coche, hay una serie de conductas que nos pueden ayudar a evitar pro0blemas mecánicos.

Según Víctor Pardo, Market Manager y Proyectos de Taller de Norauto, el verano es una época importante para los talleres. Por un lado, «tenemos a la gente que es previsora y que decide revisar su vehículo antes de los desplazamientos de verano y, por otro, tenemos a quienes sufren una avería ya sea durante su viaje o al regreso».

Muchas de las averías se pueden evitar si se ponen en práctica una serie de recomendaciones muy útiles encaminadas a cuidar del vehículo.

1-La revisión es la mejor prevención. Por ello, se recomienda revisar el vehículo antes de emprender el viaje, sobre todo, neumáticos, frenos, refrigerante y líquidos. También es recomendable comprobar el buen funcionamiento del climatizador, estado de las luces y la batería. Este último suele fallar especialmente con las altas temperaturas. En lo que respecta a neumáticos, no se debe circular con un neumático con la presión baja o el paralelo mal: se puede estropear el neumático. En el caso del paralelo, el neumático se desgasta irregularmente.

2-Evitar la sobrecarga del vehículo y la mala colocación del equipaje. Es recomendable no cargar en exceso y no superar la masa máxima autorizada. El peso de más afecta a la estabilidad y, por otro lado, compromete la seguridad del vehículo. Norauto recuerda que los sistemas de seguridad electrónicos se pueden ver afectados por el mayor peso y hay que tener en cuenta que los neumáticos y el vehículo en sí no están diseñados para esa cantidad de peso.

En lo que respecta a la colocación del equipaje, hay que recordar que la carga no debe sobresalir de la planta del vehículo y que esta debe ir bien sujeta para que no salga proyectada en caso de frenazo o siniestro. Se recomienda hacer uso de elementos de transporte que pueden hacer la tarea más fácil como son remolques, portabicicletas o maleteros de techo.

3-Revoluciones en la conducción:

-No revolucionar el motor en frío: no se debe acelerar el vehículo en los primeros minutos de circulación, cuando la temperatura todavía no es la óptima, ya que el aceite sigue frío y no lubrica correctamente.

-No revolucionar lo suficiente el motor en caliente: es recomendable que una vez se ha alcanzado la temperatura deseada y se lleva un tiempo en circulación, se revolucione con cierta periodicidad el vehículo manteniendo revoluciones altas. De esta forma, se elimina la posible carbonilla del motor.

4- Evitar impactos sobre los neumáticos. En este sentido, es recomendable elegir vías que estén en buen estado, evitar pasar por socavones, baches, zonas mal asfaltadas… A la hora de estacionar, hay que evitar subirse al bordillo de la acera, ya que puede provocar daños en el neumático, suspensión, dirección, daños en la llanta…Todo con el objetivo de evitar el máximo daño a los neumáticos.

5-No se recomienda esperar a que el depósito de combustible esté prácticamente vacío: las impurezas del combustible se depositan en el fondo del depósito y de esta forma se absorben. Igualmente, la bomba requiere un mayor esfuerzo para absorber el combustible que pueda quedar. A esto hay que añadir que, si el coche se queda completamente sin gasolina, puede coger aire el circuito y no arrancar.

6-Otro error importante que puede contribuir a las averías es no pisar hasta el fondo el pedal del embrague cuando se cambia de marchas: la marcha no entra correctamente y se fuerza la caja de cambios.

7-Pasar por badenes a velocidades superiores a las indicadas: puede provocar daños en suspensión, llantas, neumáticos…

8-Apagar el motor nada más estacionar después de un viaje largo: se recomienda dejar el vehículo en ralentí unos minutos después de un viaje largo para que se lubrique correctamente el motor, no dañe el turbo (en caso de tener) y permitir que el vehículo se enfríe.

9-Por supuesto, no se debe seguir circulando cuando salta un testigo en el coche: sobre todo si no se conoce su significado, es mejor detener el vehículo y consultar en el manual qué quiere decir el correspondiente testigo. Si el testigo es rojo, no se debe seguir circulando. El blanco, verde y azul suelen ser informativos. Amarillo es aviso.

10- No mover el vehículo en todo el verano también puede provocar averías. Como hemos indicado, el calor afecta a ciertos componentes del automóvil como pueden ser los eléctricos. Las altas temperaturas, especialmente las extremas, también perjudican a la batería y neumáticos. Por ello, se recomienda circular con periodicidad y no dejar el coche estacionado durante todas las vacaciones en periodos largos de tiempo.

11-Por último, una conducción brusca e irresponsable también es muy perjudicial para el vehículo. Acelerones, frenazos, cambios de dirección y de carril bruscos… Afectan al vehículo y, además, comprometen la seguridad pudiendo sufrir un accidente de tráfico.