El presidente Zelenski en una de sus intervenciones públicas tras la invasión rusa de Ucrania. / efe

Zelenski avisa de que la «arrogancia» de Rusia prueba que las sanciones son insuficientes

Moscú obvia las severas críticas del presidente ucraniano y anuncia ataques de largo alcance contra la industria militar del país

E. P

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, argumentó este domingo por la noche que la «arrogancia» de Rusia es la prueba de que las sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados -como la Unión Europea y Reino Unido- por la invasión de Ucrania no son suficientes.«No lo han entendido. No lo han sentido. No han visto que el mundo esté decidido», afirmó en un vídeo difundido en redes sociales.

En este sentido, el mandatario apeló directamente a los líderes occidentales: «No podéis ocultar esta realidad. No os podéis esconder de los nuevos asesinatos cometidos en Ucrania», dijo en tono firme para acto seguido continuar en su crítica hacia las decisiones del Kremlin que están arrasando buena parte de su país. «Hemos escuchado promesas de que habrá corredores humanitarios. No hay ninguno. En lugar de corredores humanitarios, solo hay corredores sangrientos», se quejó.

Zelenski prometió por ello que habrá «castigo» para los responsables de atrocidades en suelo ucraniano. «Vamos a encontrar a todos y cada uno de los cabrones que han disparado contra nuestras ciudades, contra nuestra gente, que han bombardeado nuestra tierra, que han lanzado cohetes, que han dado órdenes y han apretado el botón de 'fuego'», advirtió. «No habrá un solo lugar tranquilo en toda la Tierra, excepto la tumba», añadió.

«Desmilitarización» de Ucrania

Casi coincidiendo con la emisión del mensaje de Zelenski y obviando sus criticas severas, el Ministerio de Defensa ruso anunciaba que prepara ataques «de precisión de largo alcance» contra las fábricas de material militar ucraniano. Ello, según las fuentes consultados, supondrá nuevos bombardeos y lanzamientos de misiles.

Estos ataques forman parte de la «desmilitarización de Ucrania» a la que aspira Moscú, explicó el portavoz del ministerio, Igor Konashenkov, citado por medios oficiales rusos. Por ello, emplazó a la población civil a evitar este tipo de instalaciones.

En respuesta, el presidente ucraniano advirtió que estos ataques suponen un «asesinato deliberado». «Muchas de estas industrias se construyeron hace décadas, durante el Gobierno soviético. Se construyeron -explicó- en entornos urbanos y miles de personas trabajan en ellas. Cientos de miles viven cerca. Es un asesinato, un asesinato deliberado», insistió.

Además, reprochó que no haya habido «ni una palabra» de condena para esta iniciativa por parte de los líderes occidentales. «Al menos puede que mañana se den cuenta y reaccionen, que digan algo», agregó en un mensaje difundido en Telegram.