Imagen difundida por la policía turca de la mujer detenida como presunta autora del atentado. / rUTERS

Detenida la principal sospechosa del atentado en Estambul que deja seis muertos y 81 heridos

El terror golpeó la tarde del domingo el corazón turístico de la ciudad. Las autoridades han arrestado a una mujer, a la que han vinculado con la guerrilla kurda Partido de los Trabajadores del Kurdistán

MIKEL AYESTARAN Estambul

La mujer que presuntamente colocó una bomba este pasado domingo Istiklal, la calle comercial por excelencia de Estambul que no falla en el itinerario de todo viajero, ha sido capturada esta madrugada, según ha comunicado el ministro del Interior de Turquía, Suleyman Soylu. Un balance emitido a primera hora de la tarde elevaba a 46 los detenidos por su presunta vinculación con el ataque.

El ministro, además, ha acusado del atentado a las Unidades de Protección Popular (YPD), la filial siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). El PKK, por su parte, ha desmentido todo vínculo con el ataque, al igual que los combatientes sirios kurdos.

El terror vació el domingo Istiklal, la avenida de la Independencia de Estambul. Pasadas las cuatro de la tarde una fuerte explosión golpeó el corazón de esta avenida y el pánico se apoderó de los presentes. Al menos seis personas perdieron la vida y más de 80 resultaron heridas, según el último balance oficial de las autoridades turcas.

Galería.

El primero en pronunciar la palabra terrorismo fue el presidente, Recep Tayyip Erdogan. «Tal vez me equivoque, pero los primeros acontecimientos, sumados a las primeras informaciones que me ha dado el gobernador de Estambul, Ali Yerlikaya, indican que esto huele a terrorismo», dijo el mandatario antes de calificar lo ocurrido como «un vil ataque».

La mujer detenida. / redes

Poco después, con la investigación ya en marcha, Erdogan señaló que las fuerzas de seguridad trabajan para identificar a los responsables de este «traicionero atentado» y «quienes estén detrás». Esta pasada madrugada han llevado a cabo la primera detención. El presidente insistió en que «los intentos de hacer que Turquía se rinda mediante el terror nunca han tenido éxito y jamás lo tendrán».

El ministro del Interior, Suleiman Soylu, ha informado a primera hora de este lunes que la mujer que presuntamente puso la bomba y otras 46 personas han sido arrestadas por el Departamento de Policía de Estambul. Se trata de una activista que ha sido vinculada con la guerrilla kurda Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). «La persona que lanzó la bomba ha sido detenida. La organización terrorista PKK/PYD está en el marco de nuestros hallazgos. En un futuro cercano, les mostraremos una recompensa en la que aquellos que nos causaron este dolor pueden experimentar más y más dolor», ha afirmado Soylu en declaraciones recogidas por el canal de televisión TRT. También el vicepresidente de Turquía, Fuat Oktay, ha confirmado que dicha mujer detonó el explosivo.

En ausencia del presidente Recep Tayyip Erdogan, que vuela rumbo a la cumbre del G-20 en Bali, Suleyman Soylu es el hombre de referencia en el Gobierno turco. Sus palabras de que habrá «venganza» hacen esperar nuevas acciones militares contra la organización armada en el norte de Siria.

Soylu ha cargado también contra Estados Unidos, país que arma y sostiene al YPD en el nordeste de Siria. «EEUU ha expresado sus condolencias. Es como el asesino que es el primero en presentarse en el lugar del crimen», ha espetado el ministro del Interior.

Las cámaras captan a la detenida. / redes

Cinco años sin atentados

En 2016 el terror ya golpeó a Istiklal en forma de ataque suicida y cinco personan murieron, entre ellas dos ciudadanos de Estados Unidos, y 36 resultaron heridas. El ministerio de Interior aseguró entonces que se trató de un suicida vinculado con el grupo yihadista Estado Islámico (EI). Entre 2015 y 2017 tanto el EI como el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) cometieron varios atentados en suelo turco y seis años después los medios otomanos vuelven a señalar en estas direcciones en busca de culpables.

El último gran ataque en Estambul fue el 1 de enero de 2017 en el club Reina y 37 personas perdieron la vida en una operación asumida por el EI. Un terrorista irrumpió en el local con un subfusil de asalto en plena celebración de Nochevieja. Desde entonces la ciudad permanecía a salvo de la mano del terror, aunque sin rebajar las medidas de seguridad.

Las fuerzas de seguridad precintaron todos los accesos al lugar y se restringió el acceso a redes sociales como Twitter, Instagram, YouTube o Facebook, como es habitual en el país cuando ocurre algo de este tipo. Un tribunal de Estambul declaró el «apagón informativo», siguiendo el protocolo antiterrorista en Turquía.

Unidad política

Istiklal es un pulmón de vida en el centro de la ciudad que desciende desde la plaza de Taksim al Bósforo. La presencia de turistas es tan intensa que a veces la avenida parece una especie de manifestación de viajeros que pasan frente a la sucesión de escaparates sin fin. Horas después del atentado grupos de turistas se apelotonaban frente a las vallas desplegadas por la Policía sin poder creer lo que había sucedido. Este tipo de ataque le puede tocar a cualquiera, es la lotería del terror.

Los partidos políticos turcos, inmersos en una campaña sin fin de cara a los comicios del próximo verano en los que Erdogan se juega la Presidencia, se unieron para condenar lo ocurrido. «A nuestros ciudadanos que han perdido la vida les deseo la misericordia de Dios y una pronta recuperación a quienes han resultado heridos», publicó en Twitter el líder del Partido Republicano del Pueblo (CHP), Kemal Kiliçdaroglu. El Partido Democrático de los Pueblos (HDP) expresó su «profundo dolor y pena por la explosión».

Desde el exterior también se sucedieron las condenas y el ministerio de Asuntos Exteriores emitió un comunicado para «rechazar tajantemente cualquier forma de violencia terrorista».