Claude Guéant, exsecretario general del Palacio del Elíseo, a su llegada al juicio. / AFP

Juzgan a los colaboradores de Sarkozy en el 'caso de los sondeos del Elíseo'

Están acusados de malversación y favoritimos al adjudicar a dedo 300 encuestas entre los años 2007 y 2012 para la Presidencia de la República

BEATRIZ JUEZ Corresponsal en París

Cinco antiguos colaboradores del expresidente francés Nicolas Sarkozy comparecieron ayer ante un tribunal de París para ser juzgados en el llamado 'caso de los sondeos del Elíseo'. Deberán responder ante el juez por haber presuntamente dado contratos a dedo para la realización de sondeos de opinión o haberse beneficiado de ello. Sarkozy, que fue presidente de Francia entre 2007 y 2012, no se sentará en esta ocasión en el banquillo de los acusados, ya que, como jefe de Estado entonces, goza de inmunidad presidencial en este caso. Pero su nombre planeará a lo largo de todo el juicio, que se espera que dure un mes.

En el banquillo de los acusados se sientan, entre otros, Claude Guéant, exsecretario general del Palacio del Elíseo; Emmanuelle Mignon, exjefa de gabinete; y Patrick Buisson, exconsejero a la sombra de Sarkozy. El caso se inició después de que la asociación de lucha contra la corrupción Anticor pusiera una primera denuncia en 2010 por favoritismo y malversación de fondos públicos.

El asunto remonta a los años en que Sarkozy era presidente de Francia. El mandatario está obsesionado con los sondeos. Entre 2007 y 2012, el Palacio Elíseo llegó a encargar unos 300 sondeos de opinión.

Algunos de estos sondeos, por valor de 7,5 millones de euros, presuntamente se otorgaron sin hacer el concurso público necesario que requiere le ley y fueron pagados con dinero público. Otros sondeos encargados por Elíseo eran de dudosa utilidad, ya que, por ejemplo, se preguntaba a los franceses sobre la posible boda entre Sarkozy y la cantante y modelo Carla Bruni o sobre el embarazo de Rachida Dati, por entonces ministra de Justicia. Otros sondeos versaban sobre cuestiones partidistas, como, por ejemplo, los potenciales rivales de Sarkozy en las próximas elecciones presidenciales.

Algunos de estos sondeos fueron realizados por las empresas de dos consejeros de Sarkozy: Patrick Buisson de Publifact y Publi Opinion, y Pierre Giacometti de No Com.

En el ojo del huracán

Sarkozy, de 66 años, ha acaparado este año los titulares en las crónicas judiciales. Por primera vez en la historia de la Quinta República Francesa, un expresidente ha sido condenado en dos ocasiones a penas de cárcel.

En marzo, fue condenado a tres años de cárcel, uno de prisión firme y dos exentos de cumplimiento, por corrupción y tráfico de influencias en el caso de las escuchas o caso Bismuth. Y en septiembre, fue declarado culpable de financiación ilegal de su campaña presidencial de 2012 y condenado a un año de prisión firme por un tribunal de París.

Sarkozy, que sigue siendo un referente para la derecha francesa y europea a pesar de sus problemas con la justicia, ha recurrido las dos sentencias. Todavía no hay fecha para los nuevos juicios.

El político conservador también está imputado en otro caso por la presunta financiación libia de su campaña electoral con la que ganó las elecciones presidenciales de 2007. Por este caso, no ha sido todavía juzgado.