Estudiantes y docentes guardan un minuto de silencio en un centro de Carquefou, en el departamento Loira-Atlántico. / AFP

El terrorismo y la pandemia marcan una vuelta a clase bajo tensión en Francia

El primer día lectivo tras las vacaciones de otoño se inicia con un minuto de silencio en homenaje al profesor decapitado Samuel Paty

BEATRIZ JUEZ París

Francia vivió este lunes una vuelta al cole bajo tensión por la amenaza terrorista y la crisis sanitaria tras dos semanas de vacaciones escolares. El Gobierno ha reforzado estos últimos días la seguridad en torno a los colegios y a los lugares de culto en todo el país, después de que la escuela pública y la iglesia católica fueran golpeadas por el terrorismo islamista. La vuelta al cole también estuvo marcada por la crisis sanitaria. Francia ha mantenido abiertas las escuelas e institutos a pesar del confinamiento por el coronavirus, pero con un protocolo sanitario reforzado con respecto a septiembre. El uso de mascarilla es ahora obligatorio para todos los alumnos mayores de seis años, en vez de 11 años como ocurría hasta antes de las vacaciones.

Todos los colegios e institutos de Francia rindieron homenaje, en este primer día de clase, a Samuel Paty, el profesor decapitado el pasado 16 de octubre en Conflans-Sainte-Honorine (afueras de París). Paty, profesor de Geografía e Historia en un centro de enseñanza de Secundaria, fue asesinado por un terrorista islamista por haber enseñado a sus alumnos las controvertidas caricaturas de Mahoma durante una lección sobre libertad de expresión. El ataque, que tuvo lugar el último día de clases antes de las vacaciones escolares de otoño, conmocionó a Francia al golpear uno de los pilares de la República: la escuela pública. El asesino, que fue abatido por la Policía poco después del crimen, no era alumno suyo pero estuvo en contacto con estudiantes del centro.

El país, en alerta máxima,ha reforzado la seguridaden torno a las escuelas y los lugares de culto

La pequeña ceremonia en recuerdo a Paty comenzó a las 11 horas. Doce millones de alumnos guardaron un minuto de silencio y después se leyó 'La Carta a los profesores', que el diputado francés Jean Jaurès escribió en 1888 sobre la profesión de maestro y la importancia de la escuela pública. El primer ministro francés, Jean Castex, y el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, participaron en el acto que tuvo lugar en Conflans-Sainte-Honorine. «Aquí, Samuel Paty enseñaba a cada niño de la República a convertirse en un ciudadano libre. Por él, por nuestro país, continuaremos. Es nuestro honor y nuestro deber», escribió Castex en Twitter.

Solidaridad del deporte

Varios jugadores de la Selección francesa de fútbol también se sumaron al homenaje al profesor asesinado y destacaron la importancia de la escuela y de los valores de la República francesa: libertad, igualdad y fraternidad. «La escuela de la República es como un equipo de fútbol. Los profesores son como nuestros entrenadores. Para aprender y ganar, debemos jugar todos juntos. Escuchar, compartir, ayudarse unos a otros… En la escuela, como en el terreno de juego, estemos unidos», escribió en Twitter Kylian Mbappé, jugador del Paris Saint-Germain (PSG).

Francia se encuentra en el máximo nivel de alerta terrorista, tras la decapitación de Paty hace dos semanas y el atentado islamista del pasado jueves en la basílica de Notre Dame de Niza, en el que murieron tres personas: el sacristán y dos feligresas.

Antes de estos dos ataques, el 25 de septiembre, un paquistaní hirió con un cuchillo a dos trabajadores de una productora de televisión delante de los antiguos locales de 'Charlie Hebdo'. Los confundió con empleados de la revista satírica, de la que se quería vengar por haber publicado de nuevo las controvertidas caricaturas de Mahoma que ya les convirtieron en blanco de los yihadistas en enero de 2015.

La covid-19 suspende el juicio por el ataquea 'Charlie Hebdo'

El juicio por los atentados terroristas de enero de 2015 que tiene lugar desde principios de septiembre en París se suspende durante al menos una semana después de que tres de los acusados dieran positivo en el test de la covid-19. En el banquillo se sientan los cómplices de los tres terroristas que asesinaron a 17 personas en tres ataques entre el 7 y el 9 de enero de 2015: el atentado contra la redacción de la revista satírica 'Charlie Hebdo', la toma de rehenes en el supermercado koscher Hyper Cacher y el asesinato de una policía en Montrouge. Catorce personas están siendo juzgadas -tres de ellas en ausencia- por presuntamente haber prestado apoyo logístico a los terroristas.