Juicio a los terrroristas del Thalys. / AFP

Francia condena a cadena perpetua al terrorista del Thalys

La actuación de varios de los pasajeros del tren Ámsterdam-París evitó la matanza

BEATRIZ JUEZ París

La justicia francesa condenó este jueves a cadena perpetua al terrorista marroquí Ayoub El Khazzani, quien en agosto de 2015 intentó cometer una matanza a bordo de un tren que se dirigía de Ámsterdam a París. El atentado se vio frustrado por la heroica actuación de varios pasajeros que le desarmaron, evitando así una tragedia. Hubo cuatro heridos, uno de gravedad.

Aunque El Khazzani actuó solo a bordo del Thalys, el tribunal no cree que se tratara de un lobo solitario. Sus tres cómplices en ese ataque fueron condenados a penas entre 7 y 27 años de prisión.

El terrorista marroquí emigró a los 18 años con su familia a España: primero vivió en Madrid, donde traficaba con droga, y después en Algeciras, donde se radicalizó tras frecuentar una mezquita salafista. También estuvo en un campamento del Estado Islámico en Siria y vivió en Francia y Bélgica.

Durante el juicio, El Khazzani, de 31 años, aseguró que subió al tren con la misión de matar a soldados estadounidenses y miembros de la Comisión Europea. El terrorista reconoció haber recibido el encargo del yihadista Abdelhamid Abaaboud, cerebro de los atentados terroristas del 13 de noviembre de 2015 (Bataclan, varias terrazas parisinas y el Estadio de Francia). Abaaboud murió abatido por la policía tras estos atentados.

El Khazzani subió el 21 de agosto de 2015 en Bruselas a bordo de un tren de alta velocidad Thalys con destino a París. En su equipaje, llevaba un fusil de asalto Kalachnickov, nueve cargadores con abundante munición, una pistola automática Luger y un cúter. Sus planes, sin embargo, se torcieron. Cuando sacó las armas, varios pasajeros se abalanzaron sobre él, impidiendo el atentado.

Tres turistas estadounidenses -Anthony Sandler, Alek Skarlatos y Spencer Stone- fueron considerados héroes tras lograr desarmar al terrorista. Recibieron la Legión de Honor, la más alta condecoración francesa, de las manos del presidente francés François Hollande. El director Clint Eastwood llevó su hazaña al cine con «15:17 Tren a París», una película en la que «los héroes del Thalys» se interpretaron a sí mismos.